sábado, 31 de enero de 2015

CASTO DEL CASTILLO pintor








Nacido el 14 de septiembre de 1911, en Astillero.

Desde muy pequeño, se destaca por su habilidad con los lápices y comienza su carrera cultural a través de la pintura y dibujos.

Comienza a trabajar en Talleres de Astillero, en 1940, permaneciendo hasta 1966, desarrollando la función de delineante.

Se destacó en la pintura como un miniaturista, con grandes éxitos, sobresaliendo sus paisajes.

Expuso en diferentes salas en las ciudades de Santander, Madrid, Méjico, Málaga, Granada, Barcelona...

Llegó a desplazarse a Barcelona, para perfeccionarse en su pintura durante unos meses de los años 1966 y 1967.

Fue una persona muy implicada con su pueblo, manteniendo relaciones sociales con el deporte y participando como aficionado al teatro.

Por abril de 1933, se publicaba en prensa la noticia de que el joven Casto del Castillo, había organizado una exposición de pintura con gran éxito en Barcelona.







En agosto de 1954, Casto del Castillo expone su colección de minipunturas, en la Sala Delta de Santander.

Los críticos señalaron su pintura rica en colores y matices indicadores de su fina sensibilidad, limpia y pura, sin artificio ni efectivísimos, algo así como si el cuadro se transparentase en un espejo.

Castillo sabe ver el paisaje y acierta a reflejarlo con personalidad, con recreo de la mirada en sus valores estrictamente pictóricos.

Es un numeroso y selecto público los que acude a visitar  esta exposición.

Vuelve a exponer con éxito, en septiembre de 1954, en la Sala Sisniega de Santander, con medio centenar de miniaturas al óleo y pastel.

En la entrevista que le hicieron, se manifestó que él pintando, ponía toda su alma en ello, siéndole verdadero deleite al trasladar al lienzo aquella manifestación artística que captaba. Es más, debería pagar yo por el placer espiritual de este disfrute. Pero como en la vida no todo es espiritualidad, vendo.

Decidió hacer miniaturas, porque para pintar cuadros grandes se precisaba marcos adecuados y esos valían mucho dinero. Creía que encerrado un motivo en diez centímetros de lienzo, cobraba una mejor perspectiva; se hacia  la idea de que observaba desde un ventanal.

Inició su afición a la paleta y a los colores, desde niño. Después todo ha sido un constante hacer y hacer hasta llegar a superarme, aunque para ello he tenido que pasar muchas horas emborronando cuartillas en el muelle de Astillero. Soy un autodidacta en el más exacto sentido de la palabra.



En 1955, presentó una exposición en la sala del Ayuntamiento de Astillero, 

En marzo de 1956, expone sus obras en la Galería Arte Dintel.

Son cuarenta y ocho obras expuestas de una magnífica labor artística y muy elogiada por cuantos críticos y entendidos han desfilado por la sala.

Don José Simón Cabarga glosa en el catálogo el arte plasmado en sus obras como miniador insuperable y resistente en sus obras al crítico conceptistas estricto y severo.

Gran número de los cuadros representan paisajes montañeses.

Algunos de estos cuadros fueron sido adquiridos para adornar una importante sala en Méjico.







También tuvo la suerte de exponer en la Sala Sur, de Manuel Arce.

En esta exposición, su catalogo fue presentado por Alejandro Gago:


He llegado silencioso a la venta. Es una ventana imaginaria. Apenas hecha por los últimos rayos que deja la tarde entre los árboles. Detrás de ella está el arte.
La ventana existe ante nuestros ojos, con la misma realidad que aquella otra pintada de rojo o de amarillo. La ventana, abierta, deja escapar sus secretos.
La venta, tiene sus manías, y a veces, no quiere enseñarnos, decirnos el secreto de lo que oculta, porque desconfía de nuestra buena voluntad. Pero si nos acercamos con la mirada limpia y la sonrisa dentro del cuerpo, entonces podremos ver hasta la última vena de cristal. Y contemplamos. Esta vez, son los paisajes de Casto del Castillo, tan diminutos como aquel reino que pensamos de niños, y que se pierde apenas alargamos la mano para alcanzar la vida.
En ellos, el artista, fué plasmando, haciendo luna y reflejo de la Montaña, sus pueblos más queridos. Aquel paisaje y aquel otro y el otro, pueden ser, y siempre son, de una determinado lugar. Pero nosotros lo situaremos en aquel que más nos recuerde, o donde hemos puesto el corazón
El artista, le comprendemos, en la medida de nuestro modo de sentir. Será mejor o peor para cada uno de nosotros, según lo que pongamos con él de nuestro sentimiento, en su arte. Es lo que llamamos idenditicarnos.
Castro del Castillo tiene predilección por el paisaje, y éste nos le presenta en miniaturas; miniaturas que nos hablan en favor del artista como de hombre sencillo, convencido de que lo más grande, se puede encerrar en una liviana tabla de caoba o de nogal. Pero no es sólo es en el paisaje donde Casto del Castillo se nos muestra con toda su personalidad. Es más, se supera en alto grado, en esos retratos de niños tan llenos de gracia y de poesía. Niños delicados y soñadores. Niños, que ya para siempre, el artista vistió para ser niños, y que por mucho que el tiempo pase, ellos seguirán con sus facciones fugaces y sonrosados. En ellos, el tiempo no se atreverá a posar su aliento amarillo, ni el invierno largo de los años.
(Hay un niño que cierra sus ojos como si quisiera escondernos lo mejor de su alegría y los lagos de su mirada, que yo, imagino verdes.)
Casto del Castillo, nos muestra en estos niños, algo que él quisiera no haber perdido nunca, y que nosotros quisiéramos conservar también. Los niños y sus paisajes son las notas precisas de su arte. Notas, donde su reino interior se va derramando con un ansía noble, por darnos, aunque no sea más, un poco de belleza que nos haga olvidar, por un momento, el torpe caminar de nuestra vida, donde perdemos cuanto de ilusión nos llenara el alma.
Acerquémonos, que la ventana está abierta.
                                                                                   Alejandro Gago


Por julio de 1964, estuvo en la Sala Alerta, con obras en formato grande y especialmente de paisajes.

Por los año 80, también se le recuerda haber expuesto en la Sala de la Cámara de Comercio, de la plaza Porticada.

Para Astillero, fue un importante vecino y gran artista. Siempre estaba orgulloso de su pueblo.







domingo, 25 de enero de 2015

POSTAL DE ASTILLERO






Postal adquirida recientemente

Esta bonita postal corresponde a la calle San José, donde estaba establecido el Bar Titi, el bazar  La Consolación y el comercio Margut. Al fondo la Iglesia de San José.


Se puede ver el cartel donde el bar el Titi, también era estanco y administración de lotería.












1952 febrero 20



Por estas fechas, se publicaban los nacimientos registrados del municipio de Astillero, en los meses de enero y febrero.














1952 febrero 20


Por estas fechas, se anunciaba los jugadores seleccionados cántabros que competirían el Campeonato Nacional Juvenil de Selecciones.

Entre ellos, entre ellos tres del Juvenil del Astillero. 














1952 enero 18


Por estas fechas, se publicaba una noticia sucedida en Guarnizo, algo que más llamativa.














martes, 20 de enero de 2015

TROLEBUSES SANTANDER-ASTILLERO 1951-1958 (I)



(foto de José Antonio Tartajo)


(foto de José Antonio Tartajo)




Estas dos fotos históricas de los trolebuses de la línea Santander-Astillero, me han sido facilitadas y autorizadas para poder publicarlas en mi blog.

El autor de ellas,  es José Antonio Tartajo, persona investigadora sobre la historia del transporte urbano, autobuses, trolebuses y tranvías, que han circulado por todas las carreteras nacionales.



A principio de 1951, Astillero se encontraba con sus vías de comunicación mal atendidas y reclamaba con urgencia alguna solución.

Las noticias llegaban que pronto quedaría dotada esta zona incluida en el ensanche de Santander, con una regular línea de modernos autobuses que sustituirían a los viejos tranvías de la línea Santander-Astillero, lentos e inseguros.

El trayecto Santander-Maliaño que antes tardaba como mínimo, una hora, podría efectuarse por la mitad de tiempo, con notables comodidades para el viajero y un horario fijo en las paradas.

Por junio de 1951, se efectuaron las primeras reuniones por parte de los consejeros de la Compañía de Tranvías de Miranda y la empresa de autobuses Hermanos Muñoz, a fin de firmar el contrato entre ambas entidades. Los señores Muñoz, se harían cargo de la línea de Santander a Astillero, para el servicio de viajeros por carretera, utilizando primeramente dos modernos autobuses y varios tranvías en circulación constante. Después serian solamente autobuses los que cubrirían la línea.

Tras varias reuniones, se llegó por fin, a las formalizaciones de rigor entre la Compañía de Miranda y la nueva empresa del trayecto, Hermanos Muñoz.

Noticia que causo gran satisfacción al pueblo de Astillero.

En principio circularían cuatro tranvías en circulación constante (cada media hora) y otro de reserva. Para más adelante y en cuanto estaría terminada la restauración de la carretera de la Reyerta, el servicio se completaría con modernos autobuses.

Este nuevo servicio comenzó a funcionar el 12 de junio de 1951.

El 10 de octubre 1951, los tranvías de la Empresa de Astillero, terminarían su recorrido en Peñacastillo, antes de entrar en las vías municipales, y quedando dicha empresa autorizada para establecer un servicio combinado de autobuses entre Peñacastillo y la avenida de Alfonso XIII, a través de la carretera de Burgos a Santander, por la calle Castilla y Avenida, de forma que cualquier usuario podría realizar el transbordo sin molestia, ni demora alguna y  tampoco se aumentarían las tarifas antiguas.

Es el 12 de octubre, cuando la Empresa Muñoz comienza a cubrir con sus autobuses, el servicio de transporte de viajeros desde Astillero a Santander y regreso, mientras duren los trabajos de modificación del servicio de tranvías.

Este nuevo servicio fue bien acogido por el público, manteniéndose las mismas tarifas para todo el trayecto.




En agosto de 1954, la empresa concesionaria del servicio de viajeros, puso a disposición de los viajeros un autobús con salida de Santander a las doce de la noche para regresar a las doce y media, y una última salida de Santander a las dos menos cuarto de la madrugada. Este servicio era para los días de festejos de la ciudad.

En este mismo mes, llegaron procedentes de la fábrica constructora alemana los cinco trolebuses, marca MAN, que harían el servicio de la línea, entre la ciudad y Astillero. Mientras continuaban los trabajos preparativos para el tendido de la línea que unirían las dos localidades.

Estos cinco trolebuses, del último modelo, marca "M.A.N." fabricados en Alemania, vendrían embarcados para Santander, con destino a la línea Santander-Astillero.


De modelo MK, fueron numerados del 1 al 5. Desde su principio estuvieron pintados en color gris en su parte baja y crema en la alta. Posteriormente fueron de colores rojos.

Vendrían totalmente montados y en disposición de entrar en servicio y que se verían despachados en la Aduana de Santander, trámite obligado para poder circular por nuestras carreteras.

Han sido tres industrias alemanas occidentales los que se han encargado en la construcción. Los chasis y bastidores de seguridad y sustentación han sido hechos en Nuremberg; las carrocerías, en Ulm; y todo el equipo mecánico y eléctrico, en Berlin, por la Empresa A.E.G.

Con el material de circulación y de tracción, también están preparados el embarque de las dos modernísimas subestaciones transformadoras y rectificadoras de la energía eléctrica, que han de alimentar la línea de los trolebuses de Astillero.

Han sido compradas en Inglaterra y reúnen la mejor garantía de modernidad y de eficiencia.

Ya se había terminado el tendido de la línea, cuyos soportes o postes están casi prácticamente terminados.

El cable de cobre del tendido lo ha suministrado, en su totalidad, una industria cordobesa. La longitud total de la línea en el tendido de cobre es de cuarenta y ocho mil metros lineales.

El tranvía, últimamente, tardaba una hora y media en el recorrido de los once kilómetros que separan Santander de Astillero. Los trolebuses tardarán, exactamente, 26 minutos, en hacer el mismo recorrido.

Simultáneamente por varios lugares se llevaban a cabo desde meses la instalación de columnas en todo el trayecto de la nueva línea de trolebuses.

La longitud de estos autobuses es once metros de longitud y con capacidad para 97 personas. Vienen montados con un equipo eléctrico "Aege" y su velocidad máxima señalada será de setenta kilómetros hora.

El 20 de mayo de 1955, se verificaron las primeras pruebas de los trolebuses que pronto entrarán en servicio en la línea del Astillero.

Varios ingenieros, alemanes, ingleses y españoles, han venido trabajando durante los últimos días para poner a punto los coches.

Dichos ingenieros probaron los vehículos en el trayecto Maliaño-Peñacastillo y una vez colocados en la línea municipal de trolebuses desde El Empalme, siguieron por ella, atravesando la ciudad hasta el Sardinero.

En días sucesivos siguieron estas pruebas a lo largo de todo el trayecto hasta su próxima inauguración oficial.

En junio de 1955, se preparaba la inauguración de la línea de trolebuses y para ello el Ayuntamiento de Astillero, deseaba que ese día se adornase las casas con colgaduras y muy principalmente todas las situadas en las calles de San José y 18 de Julio, por las personalidades que visitarían. Se anunciaba que los trolebuses saldrían de Santander a las 11,30 h. para llegar a Astillero hacia las doce.

El 17 de junio de 1955, tuvo lugar la inauguración oficial del servicio de trolebuses de la línea Santander-Astillero. El acto tuvo lugar en la plaza de las Estaciones o de las Navas de Tolosa de Santander, estando en línea los cinco magníficos trolebuses.

Asistieron al acto el excelentísimo señor obispo de la diócesis, doctor Eguino y Trecu; el gobernador civil provincial, don Jacobo Roldán Losada; el subjefe provincial del Movimiento, don Antonio Avendaño; el ingeniero jefe de Obras Publicas, don Pedro Ansorena; el subdelegado de Hacienda; don Ramón Cardoro; el inspector del Trabajo, don Vicente Diego Bedia y otras autoridades, a quienes recibió el presidente del Consejo de la Sociedad de Trolebuses de Astillero, don Manuel Lafuente, acompañado por los consejeros, señores, Vidal de la peña, Lopez Tafall, Martinez Cervera y otros. También estaban presentes el alcalde Camargo, don Lorenzo Cagigas y el párroco de Astillero, don Francisco Martinez.

Una gran cantidad de público asistió al acto de la bendición, que fué realizado por el señor obispo, asistido por don Doroteo Hernández Vera.




(fotos de la familia Montoya)


Terminaron el acto, que fué brevísimo, autoridades e invitados montaron en los cinco coches, el último de ellos llevaba un remolque para mercancías y se trasladaron al pueblo de Astillero.

La caravana de trolebuses hicieron alto en la central transformadora de Maliaño, para proceder a la bendición de la "central".

Continuaron los trolebuses hacia Astillero, en cuyo pueblo, las Autoridades fueron recibidas por el alcalde, don Alberto Manchado y la Corporación en pleno.

Las autoridades e invitados, fueron acompañados por la Corporación de la localidad hasta el Ayuntamiento. Las calles se hallaban engalanadas, lo mismo que el edificio municipal, cubierto de tapices.

Autoridades e invitados fueron espléndidamente obsequiados por la Corporación en el salón de sesiones, donde se les sirvió un lunch, durante el cual don Alberto Manchado pronuncio un discurso de bienvenida. El aperitivo fue servido por la Cafetería Kansas antes California de la ciudad.

A la una y media de la tarde, se dió terminado el acto, quedando inaugurado el servicio de los trolebuses, que ya, por la tarde, comenzó a funcionar con numerosos viajeros a lo largo del día.

En el viaje inaugural los técnicos en la materia, elogiaron de una manera especial el admirable tendido eléctrico con que cuenta, de veintidós kilómetros de recorrido entre ida y vuelta, y teniendo en cuenta que cada coche ha de tener contacto con una línea de dos hilos, ha sido necesario instalar un total de cuarenta y cuatro mil metros de cable sin que en ningún momento, pese a desarrollarse una velocidad de más de sesenta kilómetros a la hora, ocurriera ni el más pequeño percance que dificultara la marcha de los vehículos.

Muchas dificultades ha presentado esta labor, pues en su estudio, primero y en su ejecución, después ha habido que tener muy en cuenta el perfil, un tanto difícil de la carretera, con numerosas curvas y cuestas.

Estos datos fueron facilitados por don Máximo Romero, gerente y por el ingeniero de la misma, don Francisco Rodriguez de Codés, bajo su dirección se han llevado las obras.

La Compañía puso en esas fechas,   conocimiento a todas las Empresas que tenían su centro de trabajo entre Santander y Astillero, podrían solicitar de esta Sociedad  a favor de sus obreros, la concesión de pases con una reducción del 20 por ciento sobre el billete ordinario.

Por julio de 1957, los usuarios de los trolebuses de los pueblos vecinos, Maliaño, Muriedas, Herrera, solicitaron a la Compañía la construcción de unas viseras nuevas en sustitución de las existentes e instalarlas en los sitios más importantes del trayecto, además de otras mejoras para dar mejor servicio al público, que cada vez era más numeroso.



Yo también he sido usuario de estos trolebuses y aún recuerdo esos viajes tan largos que se hacía desde Astillero a Santander y regreso.








jueves, 15 de enero de 2015

FINAL DE LA COPA DE EUROPA 13 de junio 1956



(foto del libro Astillero - Historía Gráfica)


Chiri Maza, Pepe Castillo y Paco García Marín, con algunos jugadores del Real Madrid (entrenador Villalonga, Di Stefano, Miguel Muñoz), en Paris, entre ellos Francisco Gento.




Esta es la primera final de la Copa de Europa celebrada en Paris, donde se enfrentaron los equipos del Real Madrid y el Reims, con el resultado final de 4-3, a favor de los madrileños.

Fue el mejor partido presenciado en Paris desde hacía mucho tiempo y el Real Madrid, consiguió ser el primer campeón de Europa.

Para esta final se trasladaron a Paris, nuestros vecinos de Astillero, Chiri Maza, Pepe Castillo y Paco García Marín, quienes estuvieron presenciado el partido y visitando a Paco Gento.

Un encuentro de gran expectación en el estadio de los Parque de los Príncipes, en un aspecto imponente, calculándose unas cuarenta y cinco  mil personas y entre ellas, tres astillerenses.













miércoles, 7 de enero de 2015

POSTAL DE ASTILLERO





Postal adquirida recientemente.

Es una foto de la antigua calle 18 de julio, hoy, plaza de la Constitución.


En ella, podemos observar varios letreros comerciales, como la carnicería equino de Ignacio Diego, la mueblería Alfredo, la tintorería Cires y los vehículos matriculas S-23581 y BU-28922






1951 diciembre 23


Por estas fechas, se publicaba el Sorteo de Navidad, siendo favorecido con un décimo el pueblo de Astillero.















1951 diciembre 5


Por estas fechas, se anunciaba el racionamiento para la provincia, eligiéndose como almacén al Ayuntamiento de Astillero.
















1951 noviembre 27


Por estas fechas, se publicaban los resultados de las elecciones celebradas en la provincia, entre ellas, las del Municipio de Astillero.















1951 noviembre 21


Por estas fechas, se publicaban noticias de Astillero, entre ellas, las Elecciones Municipales que se celebrarían el día 25.