viernes, 24 de febrero de 2017

EXPOSICION DE ARTES Y OFICIOS de "El Cantábrico"








Por junio de 1926, el periódico El Cantábrico, organizaba la Exposición de Artes y Oficios para obreros de industrias montañesas. La anterior exposición de trabajos manuales de la mujer había sido un verdadero éxito y esperaban que el actual, resultase lo mismo.

En Astillero, donde radican varias industrias, especialmente una metalúrgica, de gran importancia, se tenía casi la seguridad de que tendrían un buen resultado en la Exposición en proyecto.

Existían algunos obreros jóvenes, inteligentes y laboriosos, que se hallaban confeccionando varios objetos para exponerlos en ese torneo de trabajo.

El Ayuntamiento de Astillero había contrubuido el año último con dos premios a la Exposición de trabajos manuales de la mujer y se confiaban en que en la de este año, también colaborarían.

La exposición se encontraba instalada en el Instituto de Santa Clara y fueron numerosísimas personas las que lo han visitado, elogiando mucho cuantos trabajos estaban expuestos.

El domingo 29 de agosto, a las doce de la mañana, se inauguró la Segunda Exposición del Trabajo: Artes y Oficios.

Antes de la hora señalaba para el solemne acto, en la escalera central del Instituto General y Técnico esperaban la llegada del Monarca, el gobernador civil, señor Oreja Elósegui; el alcalde, señor Vega Lamera; presidente de la Diputación, señor Argüello, con algunos señores diputados; comandante de Marina, señor Gutiérrez, y representaciones del Obispado y claustro de profesores del Instituto, Escuela Industrial, Escuela de Náutica, Escuelas de Artes y Oficios de Santander y Torrelavega y otras muchas personalidades invitadas al acto.

Asimismo, esperaban la llegada de don Alfonso, el gerente de El Cantábrico, don Tomás Rivero, encargado de acompañar al Rey e informarle de cuantos detalles se relacionaran con la Exposición y los trabajos presentados en la misma.

Minutos después de las doce, ocupando dos automóviles, llegaron al Instituto de Santa Clara el Rey, con el duque de Miranda, el príncipe de Asturias,  el infante don Jaime y el conde del Grove.

Al apearse don Alfonso del automóvil, la multitud que llenaba los alrededores del Instituto, y los vecinos de las calles inmediatas, le vitorearon al mismo tiempo que la Banda Municipal tocaba la Marcha Real.

Después de despedirse cariñosamente de todos, su Majestad, hizo presente al gerente del El Cantábrico, señor Rivero, que la labor cultural que realizaba el periódico con estas Exposiciones era altamente agradecida, alentándole a proseguir el camino emprendido con la difusión de estas manifestaciones del trabajo. Al felicitarle, le encargó que transmitiese su felicitación entusiasta a los expositores.






La Exposición podría visitarse libremente todos los días laborables de diez a doce de la mañana y cuatro a siete de la tarde, hasta el sábado, inclusive.

La entrada seria por la puerta principal del Instituto, calle de Santa Clara y la salida por la calle de Padilla, puerta correspondiente a la Escuela de Artes y Oficios.

Durante todos los días que ha permanecido abierta, por los locales han desfilado centenares de personas, admirando los trabajos allí expuestos, de los que han hecho cumplidos y merecidos elogios.

En  la relación de premios otorgados por el Jurado de la Exposición, se encontraban unos convecinos del pueblo de Astillero.

El premio de honor, las 1.000 pesetas anuales concedidas por la Diputación Provincial, fue ganado honrosamente por el joven obrero de la fábrica de petróleo Deutchs y Compañia, Perfecto Morante, hijo de David, también obrero de dicha fábrica.

El trabajo expuesto por el expresado joven fue de un torno mecánico admirablemente confeccionado, y que revela una laboriosidad y una inteligencia poco comunes en su edad.

Primitivo Quintana, hijo del inteligente maestro de los Talleres de Astillero, don Ricardo, obtuvo otro premio de 75 pesetas, por una bonita cruz de hierro, construida a mano, que era una verdadera preciosidad de arte, y que en el aludido muchacho acusa grandes conocimiento en el arte difícil del hierro a forja.

Otro modesto y joven obrero, Juan Romero, sobrino del profesor veterinario don Jenaro Maté consiguió un premio de 50 pesetas por un cigüeñal en miniatura, que era un trabajo admirable de paciencia y de inteligente laboriosidad.

Y para digno remate de estos triunfo, un niño de doce años, nieto del mencionado don David Morante, el estudioso y avispado pequeñuelo Cesar Morante, presentó en la Exposición un dibujo en plano que ha merecido ser premiado con medalla de bronce y diploma.

Otros jóvenes de Astillero que participaron:
Juan Romero, de 20 años; un cigüeñal.
Perfecto Morán, de 20 años, un torno mecánico.

Estos triunfos no sólo alcanzaba a los modestos expositores, sino también a los propietarios y directores de las empresas donde trabajan.

Por su parte la Escuela de Industrias de Santander y Artes Oficios de esta capital y Torrelavega, presentaron fuera de concurso, una serie de trabajos que ponían de relieve tanto la aplicación y gusto artístico de los alumnos que en ellas practican sus estudios teóricos y prácticos como la valía de sus profesores para quienes esta manifestación es la más bella demostración de la buena enseñanza que se da en estos centros.

Los trabajos de los obreros astillerenses y los correspondientes diplomas fueron expuestos en los escaparates del comercio de los señores Fernández y Morante, en Astillero.

También participo en la exposición, el joven Jesús Otero, con 18 años, con cuatro trabajos escultóricos, tres en piedra y uno en barro. Después llegaría a ser un gran artista de nivel internacional.









sábado, 18 de febrero de 2017

ASTILLERO bandera a los Carabineros








Por abril de 1922, el Ayuntamiento había acordado en una de sus sesiones regalar una bandera nacional al puesto de Carabineros establecido en la localidad, como anteriormente lo habían hecho con los de la Guardia Civil.

El domingo 23, tuvo lugar en la localidad, el acto solemne de entrega a este puesto de Carabineros de la bandera regalada por el Ayuntamiento, como prueba de afecto a tan abnegado Cuerpo.

Antes de las once de la mañana se congregó numeroso público en el paseo de Pablo Iglesias, sitio elegido para la ceremonia de la entrega, y a las once y media llegó la comitiva oficial, compuesta por el teniente coronel, jefe de la provincia, don Francisco Formentín; el capitán, don Feliciano Suárez; alcalde, don Gabino Gómez; concejales señores Casuso, Colina y Ortiz; juez municipal, don Marcelino Tarrero; fiscal, señor Navarro, y secretario del Juzgado, señor Garcia. Formaba parte de la comitiva y en sitio preferente, la madrina, señorita Angeles Matos, hija del teniente, jefe de esta Sección, don Manuel Matos, que mandaba la fuerza que había de rendir honores a la bandera de la patria, que era llevada por un empleado del Municipio, Melchor Arribas y escoltada por la Guardia municipal.

Al divisar la bandera, el público rompió en una calurosa salva de aplausos y se descubrió la misma, permaneciendo así hasta la terminación del acto. La fuerza presentó armas.

Antes de hacer la entrega, el alcalde, señor Gómez, hizo uso de la palabra, para ensalzar las virtudes del Cuerpo de Carabineros y sus sacrificios en defensa de las libertades.

El teniente coronel, señor Formentín contestó agradeciendo los elogios dedicados por el alcalde al Cuerpo de Carabineros y de manera especial el preciado regalo donado por el Ayuntamiento a la fuerza de este puesto, que es símbolo de la compenetración con el pueblo.

La madrina, a quien previamente se había entregado la bandera, leyó a continuación, unas cuartillas que decía:

"Respetables autoridades, distinguidas señoras y caballeros: El Ayuntamiento de esta localidad, en el deseo de acreditar el buen concepto que le merece el Cuerpo de Carabineros, y en particular los de este puesto, acordó, como acto patriótico y merecido homenaje, regalar a dicho puesto esta bandera, en la que se ve esculpida la gloriosa enseña nacional, para que, ondeando en ese cuartel, produzca la impresión de alegría y enaltecimiento a todos los que pusieron empeño en la afectividad de este tan noble como grato recuerdo. Como madrina que soy en esta fiesta cívico-militar, para la que tuve la fortuna de ser elegida, cargo para mi tan honroso, como inmerecido, ya que mis modestas facultades intelectuales no me permiten expresar con mayor amplitud el verdadero panegírico del acto, me concreto, emocionada, a rendir las más expresivas gracias a la citada Corporación, haciéndolas extensivas, con el afecto de mi profundo reconocimiento, al señor teniente coronel jefe y demás acompañantes, que tuvieron la deferencia de honrarme con su presencia en el acto que solemnizamos.

Y ahora, señor teniente coronel, os hago entrega de esta bandera para que, enarbolándola en el cuartel, veáis que con este simpático, aunque modesto homenaje, damos una prueba de admiración y respecto al organismo militar de que vos, tan merecidamente, sois jefe.

Termino, pues, este mi cometido rogando a todos contesten a estas exclamaciones:

¡Vivan los ciudadanos de Astillero! ¡Viva el Cuerpo de Carabineros!

Una clamorosa salva de aplausos, respondió a la excitación de la linda madrina.

Acto seguido fue izada la bandera con los honores de ordenanza y entre fervorosos y prolongados aplausos.




A continuación y a los toques de corneta desfilaron una sección de Carabineros, a cuyo frente iba su teniente, señor Matos.

El acto, dentro de su sencillez, resultó brillantísimo y de intensa emoción, y a él, además de las autoridades mencionadas, asistieron el teniente de la Guardia Civil, señor Gómez Robledo; sargento señor, Alonso Justel; administrador de Correos, señor Peñacobo y los corresponsales de los diarios de la capital.

La simpática madrina obsequió a los invitados con dulces y licores, auxiliada por las señoritas, Carmina González, Rosita Tello, Fetina González y Araceli Matos.



En esa época el Cuerpo de Carabineros era un cuerpo armado español, cuya misión era la vigilancia de costas y fronteras, la represión del fraude fiscal y el contrabando. Fue creado en 1829 y tras la Guerra Civil, en 1940, fue integrado en la Guardia Civil.







viernes, 10 de febrero de 2017

ASTILLERO bendición de la bandera de la Acción Católica






Desde la víspera del día que tendría lugar la bendición de la bandera, los jóvenes en unión de las señoritas, desplegaron gran actividad, preparando todo lo concerniente al solemne acto que por primera vez se iba a celebrar en la parroquia de Astillero.

Fueron un grupo de jóvenes católicos, quienes levantaron un artístico arco, bajo la dirección del joven Gervasio Torres, con un cariñoso saludo al señor Obispo.

El 15 de julio de 1935, se celebró en la Iglesia parroquial de Astillero la bendición de la bandera de la Juventud Católica masculina.

Al acto concurrieron numerosas representaciones de entidades similares de la provincia, con sus banderas, y el templo era incapaz para contener a tantos fieles.

A la diez y media dió comienzo la misa, que fué cantada por elementos de la capilla de la Catedral de Santander, y al final, el obispo de la diócesis, Monseñor Eguino y Trecu, revestido de pontifical, bendijo la bandera, cantándose a continuación el himno de las Juventudes Católicas.

El prelado pronunció una elocuente plática, exhortando al auditorio a perseverar en las enseñanzas de la iglesia y elogiando a las autoridades por su asistencia a la fiesta que se celebraba.

Terminada la fiesta religiosa, el numerosísimo público que asistió a ella, precedido de las banderas, se dirigieron a la hermosa y extensa finca de los señores de Jiménez, donde tres oradores dirigieron la palabra a los concurrentes.

Actuó de madrina en el acto de la bendición, la señorita, Fetina González, y la bandera fue primorosamente bordada por distinguidas señoritas de la Juventud Católica Femenina de la localidad.

Para dar mayor amenidad a estas fiestas, participaron los danzantes de Cicero, tan renombrados en la provincia.

Por la tarde, se celebraron en la ría, interesantes regatas y sueltas de patos, que fueron presenciadas por numeroso público.

Días después, el 20 de julio, murió mi abuelo, Angel Vega Hontavilla.








sábado, 4 de febrero de 2017

UNION CLUB temporada 1924-1925




Unión Club - temporada 1924-1925



En esta temporada de 1924-1925, se podría destacar dos encuentros jugados entre los mejores equipos de la Liga, Gimnastica de Torrelavega, Real Racing Club  y el Unión Club de Astillero.


El 25 de octubre de 1924, se jugó en el Malecón, el encuentro entre la Gimnástica de Torrelavega y el Unión Club de Astillero.

El partido terminó con el resultado de 1-0, a favor de los de Astillero.

Fue a los tres minutos de juego del primer tiempo, cuando se originó el tanto único del triunfo para el equipo astillerense. Un avance por el centro, recogido por Sierra desde unos ocho metros, chutó fuerte, sin que Sainz pudiera evitar el gol.

Un primer tiempo con poco juego y algunos avances por los de Torrelavega, que fueron contenidos por el guardameta astillerense, Crespo.

En el segundo tiempo, siguió la suerte en contra de los torrelaveguenses, con unas series de offsides, que malograron un número de buenas oportunidades.

El Unión Club, se había presentado con los mejores elementos del que disponían, destacándose el guardameta Crespo, más Martinez, Pis e Ibaseta.

En la Gimnástica, jugó como ha podido, irregulares los jugadores del centro y de destacar, a Orúe.

El arbitraje del Alejandro Quintana, quedo a juicio de los vencedores y de los vencidos, ya que por ambas partes se reconoció el un buen arbitraje.

Los equipos se alinearon así:

UNION CLUB: Crespo; Martinez, Ayllón; Quevedo, Selaya, Poli; Benavente, Sierra, Ibaseta, Furty y Pis.

GIMNASTICA: Sáinz; Campuzano, Nardín; Robledo, Prieto, Orúe; Pachín, Lecube, Capillas, Campos y Merino.


El 9 de noviembre, se jugó el encuentro entre el Real Racing Club y el Unión Club, en los campos de sport del Sardinero.

Con mucha concurrencia de público, mucho viento, mucha expectación y muchos aplausos a la salida de los equipos al terreno de juego.

El viento fuerte Sur, arranchado, hace imposible el juego y más aún, cuando unos y otros jugadores, se obstinaban en llevarle por alto.

A los siete minutos de juego, llega el primer tanto racinguista. Bueno, en un admirable pase adelantado, coloca el balón a los pies de Oscar, y éste, tranquilamente introduce el balón en la red.

El partido continuo aburridísimo por el gran número de saques de línea que se realizaban a causa de la persistencia de los jugadores de sostener el juego por el lado donde más sopla el viento.

Cuando se llevaba treinta y cinco minutos, un pase á a la línea delantera, cae a los pies de Oscar. Este, que se encuentra marcado, la deja pasar a Bueno, y el bravo interior derecha la introduce en gol.

En uno de los tantos saques realizados, tirado por Amós, rebota el balón en un jugador astillerense y atraviesa la meta.

En el segundo tiempo, el Racing marca seis tantos más y por parte del Unión Club, a los treinta y un minutos de juego consigue su único gol.

El Unión Club es un equipo cuya característica más esencial y más notable es la de su línea delantera, que es muy peligrosa. Tiene unos desmarques aprovechadísimos, como lo demostró el pasado domingo. Equipo que, entre los de su categoría, ha de seguir proporcionando grandes sorpresas.

De seguir así, ha de ser el equipo indiscutiblemente más científico y mejor dominador de la táctica del buen fútbol de toda la provincia.

El Racing Club, en el primer tiempo estuvo totalmente desorientado. En el segundo tiempo fue mejor, y así se patentizó con el dominio aplastante en que tuvo a su contrario.

Destacable la actuación del zaguero, Santiuste, de Amós, formidable su entusiasmo y su rapidez. Después, Oscar, inteligente en su juego y para él, el mejor elogio.

Arbitró el señor Manolo Real, tuvo un arbitraje fácil, su actuación fue superior.










sábado, 28 de enero de 2017

ASTILLERO homenaje a Hilario Garcia




foto del libro Astillero - Historia Gráfica


Hilario Garcia - Fernando Garcia Lorenzo - Modesto Garcia Lorenzo - Ricardo Martinez



El martes 1 de enero de 1935, festividad de Año Nuevo., a las tres de la tarde, se celebró el partido amistoso anunciado como homenaje al interior derecha del Unión Club, Hilario Garcia, que aún no había curado de  la lesión  que le tenía apartado del fútbol y  estuvo presente en el encuentro.

El partido se jugó entre el reserva del Racing Club y el primer equipo del Unión Club de Astillero, en un encuentro de auténtico "match", por lo que se esforzaron ambos equipos.

Los astillerenses empezaron con gran coraje, pero se observó  los efectos de las fiestas de fin de año y los racinguistas, entre los que se encontraban varios elementos del primer equipo, dominaron el partido, lo que demostró el resultado final, de tres a dos a su favor.

Asistieron muchos aficionados y bastantes partidarios del Racing, entre ellos el sacerdote canónigo de la Catedral de Santander, don Servando, incondicional del campeón de Cantabria. Entre otros, Arteche y Pombo, excelentes jugadores racinguistas.

En el equipo racinguista jugó de medio, Fernando Garcia, antiguo jugador del Unión Club y que tuvo como contrario a su hermano Modesto Garcia, el más joven de esta familia de futbolistas.

Los equipos presentaron estos jugadores:

Racing Club: Cuevas; Sierra y Gurruchaga; Cholo, Germán y Chaves; Martinez, Victor, Yayo, Rivero y Puente.

Unión Club: Ricardo; Lombó y Eulogio; Toca, Huchi y Quintanilla; Cosio, Garcia, Mazo, Lanuza y Benavente.

Durante el encuentro, hubo bastantes sustituciones entre ellas, los hermanos Garcia Lorenzo.

El público salió muy complacido del encuentro.


Ese día, en el Teatro Bretón, proyectaron la película "Cabalgata" con mucho éxito.









sábado, 21 de enero de 2017

T.A.S.A. equipo de fútbol




foto cedida familia Beraza





El 15 de marzo de 1944, en los campos de Miramar, se jugó la final del Campeonato de equipos de Empresas, entre el TASA y el Corcho.

El encuentro terminó con el resultado de 3-1, a favor de los astillerenses, quedando campeón y con el derecho a participar en el Campeonato Nacional de la misma categoría.

Mucho público asistió al partido, lo que demostró el interés suscitado por este campeonato organizado por la Delegación deportiva de la Obra Sindical de Educación y Descanso. Fueron más los partidarios de los del Tasa que del Corcho.

El partido se jugó en medio de la más franca expectación. Arbitró el señor Rivero y los equipos se alinearon de la siguiente forma:

Tasa: Bada; Expósito, Canín; Tito, Vallecillo, Colsa; Cossio, Carrera, Ciano, Ruiz y Barril.

Corcho: Morante; Eulogio, Basilio; Silverio, Oscar II, Díaz; Lanza, Recio, Irureta, Teto y Churi.

Terminó el primer tiempo con el resultado de empate a uno. En la segunda parte, el TASA marcó dos goles más.

Como siempre ocurre en esta clase de partidos, sobre la calidad impera la emoción. Sobre el juego de técnica depurada, la codicia, el ardor y el entusiasmo.

Una victoria de los astillerenses sin discusión alguna, fueron superiores.

De los vencedores, destacó el medio izquierda y de los vencidos, Díaz.

Por esas fechas, los aficionados al fútbol de Astillero y quienes fueron del Unión Club, tenían en el TASA, a un modesto equipo de simpáticos metalúrgicos que, bajo la acertada dirección de don Carlos Beraza, día a día cosechaban triunfos y prestigio, para la alegría de toda una afición.


El 19 de marzo, se jugó en los campos del Juvencia el partido correspondiente al Campeonato de España de Productores, entre los equipos de la Fábrica de Armas de La Vega y el de Talleres de Astillero (T.A.S.A.)

El encuentro terminó con el resultado de 1-0 a favor de los astillerenses, marcado por el extremo, Cosío.


El 2 de abril, en Astillero, se jugó una nueva eliminatoria del Campeonato Nacional de Empresas, entre el campeón Fábrica de Seda (Castellano-Navarro) y el TASA.

Mucho público en el campo, que asistieron a un encuentro de mucho interés y emoción. El TASA venció por 1-0.

Quedaba la visita a los burgaleses, puesto que los partidos se jugaban al sistema de copa, por KO.
El gol lo marcó Ciano en un remate a media altura.


El 9 de abril, se jugó en Burgos, el segundo partido de la eliminatoria, entre el campeón de Burgos y el TASA.

El partido terminó con el resultado de 3-1, a favor de los del Astillero, quedando clasificados para las semifinales que se jugarían en Madrid.

A la llegada a Astillero, de los jugadores, fueron recibidos en la factoría por todo el personal de la Empresa y la felicitación personal del ingeniero director, don Ricardo Gutiérrez.


El 16 de abril, se jugó en los campos de Vallecas, la semifinal del Campeonato Nacional de Productores, entre el TASA de Astillero y el Carbonell de Córdoba.

El partido resultó muy duro y disputado, distinguiéndose la defensa cordobesa, que malogró todos los intentos de la delantera astillerense.

El Carbonell logró marcar tres tantos, que fueron los que le adjudicaron la victoria y el pase a la final.

Terminó el encuentro con el resultado de tres a cero a favor del Carbonell y quedando eliminado el TASA.









sábado, 14 de enero de 2017

JUVENIL DE ASTILLERO temporada 1951




Cortés - Lanza - Casuso - Cruz - Torre - López
Monar - Gento I - Mendi - Gómez - Alonso




En diciembre de 1950, dio comienzo el Campeonato Juvenil, en los campos del cuartel de Infantería del Alta, conocido como del Regimiento de Valencia.

Tomaron parte los conjuntos de la zona de la capital, con cuatro equipos que representaron al Real Santander (Juvenil Real Santander); Florida, Kostka y San Roque;  dos al Juventud Real Santander (J. Madrid y Concordia); dos al Rayo Cantabria (Juvenil Rayo y U. D. San Fernando); uno al Unión Club de Astillero (Juvenil Astillero) y otros más al Cayón (Juvenil Cayón); al Nueva Montaña (el J. Presas, de Nueva Montaña), además del J. Torrelavega, por la provincia.

Todos estos equipos en su mayoría habían jugado  los torneos de  Barrios, considerándoseles como selecciones de dicho campeonato, ya que, al quedar reducida esa competición, a muchos menos equipos que aquél, se han formado verdaderas selecciones.

En marzo de 1951, termino la fase regional del Campeonato Juvenil, clasificándose los dos primeros, Infantil Real Santander y el Juvenil Unión Club de Astillero.

Estos dos equipos representaran a la región en el Campeonato Nacional de Juveniles.


El 19 de marzo de 1951, se jugó en los campos de Astillero, lo que sería la final del Campeonato Juvenil, entre el Infantil Real Santander y el Juvenil del Astillero.

El encuentro terminó con empate a uno el tiempo reglamentario, por lo que hubo de prorrogarse con una prórroga, donde marcaria el extremo izquierda del Astillero, Gento, el gol del triunfo.

Termino el resultado con el resultado de dos a uno a favor de los del Astillero, adjudicándose la copa donada por los empleados de Banca y Bolsa de Santander y el titulo de Campeón Juvenil.

Los jugadores astillerenses que han participado en este campeonato, fueron: Cortés, Lanza, Casuso, Cruz, Torre, López, Monar, Gento I, Mendi, Gómez, Alonso, Collantes, Gama, Vallina, Trueba, Cardito, Ernesto y Moreno.


En mayo de 1951, comenzó el VI Torneo de "Los Barrios", donde participaron los equipos de Concordia, España de Cueto, J. Astillero, Las Presas, Infantil Real Santander, Hogar Cántabro, Rio de la Pila, Alcázar. San Roque, Infantil Monte, D. Magallanes, Nueva Montaña, J. Tetuán, Reyerta, Huracán, Madrid, Florida, San Andrés, Maliaño, J. Rio Pila, San Fernando, J. Magallanes.

El Juvenil del Unión Club, presentaría a los mismos jugadores que habían participado en el Campeonato Juvenil.

Finalizada la primera fase del Torneo, se quedaron clasificados para formar los dos grupos que jugarían la fase intermedia, los cuales quedaron establecido de esta manera:

Primer grupo. I. Racing, San Andrés, Las Presas y U.D. San Fernando.

Segundo grupo. J. Astillero, San Roque, Concordia y Florida.

De los partidos jugados en esta fase, habría que destacar el encuentro entre el J. Astillero y el Florida P.C., al ser arbitrado por el colegiado internacional Garcia Fernández, que desinteresamente quiso colaborar con su actuación en este Torneo de Los Barrios.

En esas fechas, el J. de Astillero, tenía como presidente, al señor José Luis Gómez Vega.

El Juvenil de Astillero, no llegó a la final, al quedar eliminado por U. D. San Fernando.









domingo, 8 de enero de 2017

JUVENIL DE ASTILLERO temporada 1953-1954




foto del libro Astillero Historia Gráfica





                  1 - Totito Campo                    
2 - Gómez
3- Cagigal
4 - Ber Campo
5 - Amadeo
6 - Palique
7 - Gento II
8 - Pio
9 - Chuchito
10 - Pai Pai
11 - Cortés
12 - Ricardi
13 - Chiqui
14 - El Ruso
15 - Viñuelas
16 - Chiqui
17 - Cebreros
18 - Tanito
19 - Chemari
20 - Juanchu
21 - Pepín
22 - Pete
23 - Tomás
24 - Campuzano
25 - Machi
26 - Geniuco
27 - Palazuelos
28 - Quintana
29 - Campin
30 - Benavente
31 - Encinas
32 - Arcos
33 - Quevedo




En la temporada 1953-1954, los juveniles del Astillero, consiguieron bastantes triunfos, tanto en el Campeonato Juvenil como en el Torneo de Barrios. 

Terminado la temporada los jugadores recibieron un homenaje en el restaurante Encinas.

En abril de 1954, había finalizado la fase final del Campeonato Juvenil, habiéndose clasificado campeón el I.R. Santander y subcampeón el Astillero.

Estos dos equipos se clasificaron para representar a Cantabria en la fase del Campeonato Nacional.

La superioridad del I.R. Santander fue  patente a todo lo largo de la competición en relación con sus contrarios, habiendo alcanzado un total de 19 puntos, sin haber conocido la derrota, empatando tan sólo un partido.

Le siguió en méritos, el Juvenil Astillero, con seis partidos ganados, dos empatados y dos perdidos.


El 9 de mayo de 1954, se jugó el partido eliminatoria del campeonato de España juvenil, enfrentándose el J. Astillero y el Nueva Montaña, en los campos Sport del Sardinero.

Venció los astillerenses por un resultado de cuatro a cero, con una superioridad manifiesta.

Los goles fueron marcados: Teruel en su propia meta; Campín con su habilidad, driblando a unos y otros hasta engañar al portero contrario; Juanchu y Chiqui.

Con arbitraje correcto del señor Gutiérrez Mier.

Los equipos formaron:

Astillero: Pepín; Tomás, Vidal, Pio; Benavente, Lezcano, Chiqui, Ruiz, Juanchu, Rosado y Campín.

Nueva Montaña: Camus; Nacho, Chico, Teruel; Del Ojo, Casuso; Sito, Chirri, Marquitos, Chisco y Tonio.


El 14 de mayo de 1954, el J. del Real Santander, eliminó al J. Astillero.

Los dos juveniles de Santander y Astillero disputaron la eliminatoria del campeonato de España de fútbol juvenil, a partido único.

En este partido se vio mucha superioridad por parte de los juveniles del Racing, confirmándolo con el resultado a su favor de 5-1.

El Juvenil del Santander, tenia jugadores como Laureano, Pardo, Santamaria, Javi..

Los goles fueron marcados: En la primera parte el primero por Ito Alonso, el segundo Pardo, Rosado por los astillerenses, Estévez y nuevamente Ito Alonso, en la segunda parte, Estévez.

Arbitró el señor San Emeterio, muy bien, con gran acierto.


En este año, se jugó el Campeonato Nacional por provincias y tomó parte la selección de Cantabria.

En la selección cántabra figuraban los jugadores del J. Astillero; José Arredondo Sobremazas, Eugenio Ruiz Gala, Pio Palacios Rodriguez, Vidal Antolín Espinosa y Félix Rosado González.


El 22 de julio de 1954, el J. Astillero ganó el IX Torneo de Los Barrios.

En esta final, los campeones fueron: Pepín, Tomás, Vidal, Martinez, Benavente, Gómez, Gento, Chiqui, Argos Cagigal y Campín.









lunes, 2 de enero de 2017

1955 noviembre 26



Por estas fechas, se publicaban estas noticias de Astillero, relacionado con deportes














1955 noviembre 13


Por estas fechas, se publicaba esta noticia de San Salvador.















1955 noviembre 9


Por estas fechas, se publicaba un suceso ocurrido en Astillero.
















1955 noviembre 5



Por estas fechas, se publicaban estas noticias de Astillero.














1955 octubre 7



Por estas fechas, se habían seleccionado los atletas que habían que representar a Cantabria en los Campeonatos de España juvenil, entre ellos figuraba el astillerense, Adolfo Hevia.















sábado, 10 de diciembre de 2016

CASTO CAMPOS GUERETA General de Brigada







En julio de 1915, en reconociendo a los méritos adquiridos y servicios prestados a la patria y al ejercito, fue ascendido a General de Brigada el Coronel del Regimiento de Valencia, don Casto Campos de Guereta.

Noticia que ya se esperaba y recibida con satisfacción en Santander, por ser las simpatías que gozaba el heroico y bígaro paisano.

En su hoja de servicios contaba el general con hechos brillantísimos, algunos de los cuales le valieron para ostentar en su pecho la Cruz de Beneficencia.

El señor Campos Guereta, ingresó en enero de 1893, en la academia militar de Toledo, cuando los horrores de la guerra civil y de la anarquía asolaban a España. Terminados sus estudios, se incorporó como segundo teniente al regimiento inmemorial del Rey que luchaba en el Norte. Poco después ascendió a primer teniente y tuvo ocasión de realizar aquel hecho memorable que le valió la gran Cruz de la Orden de Beneficencia, y ser graduado de comandante.

Fue en acto heróico que tanto se recuerda, como una de las páginas más bellas del ejército. Por el teniente Campos, quien se arrojó temerariamente en Logroño a un carro de municiones que iba á ser preso de fuego, se evitó una catástrofe terrible.

Nombrado luego ayudante del comandante general de alabarderos, don Joaquín Ozores, fué testigo de la desgraciada muerte de este malogrado general, á consecuencia de una caída del caballo en Vitoria. Su Majestad el Rey don Alfonso XIII, le nombró entonces aposentador del cuartel real.

Ascendido a capitán, sirvió mucho tiempo en el regimiento de Bailén y mandando unidades orgánicas, permaneció durante trece años en Madrid, conquistando una reputación militar sólida y envidiable.

Al ascender a coronel, hacia siete años, vino destinado al Regimiento de Valencia de Santander, de guarnición en esta capital.

Era recordado lo mucho bueno, de los grandes servicios que el pueblo debe al señor Campos Guereta. En la memoria de todos está y de la gratitud que se le guarda nacía la simpatía que por el distinguido militar y paisano se sentía.

La banda del Regimiento de Valencia obsequió a su coronel por el ascenso a general con un concierto, ejecutado bajo los balcones de su casa.

Por la tarde, la banda infantil de la Casa de Caridad, obsequió también con una brillante serenata al señor Campos Guereta, quien agradeció grandemente a los humildes muchachos esta prueba de cariño, gratificándoles espléndidamente.

Los jefes y oficiales del Regimiento de Valencia, como demostración de la simpatía que siempre sintieron por su coronel, obsequiaron esa noche con un banquete en el restaurante Royalty, al nuevo General de Brigada, señor Campos Guereta.

El 11 de julio de 1915, se celebró en el Royalty el banquete con que los jefes y oficiales del Regimiento de Valencia, obsequiaron a su coronel, don Casto Campos Guereta, con motivo de su ascenso a General de Brigada.

A la hora de los brindis, el general Ampudia, gobernador militar de la provincia, ofreció el banquete y dió las gracias a las oficialidad del Regimiento de Valencia por su brillante comportamiento.

El teniente coronel, señor Clar, felicitó al nuevo general y brindó porque sea destinado a este Gobierno Militar.

El señor Campos Guereta, dijo que cuando llegó al Regimiento de Valencia a ser el hermano mayor de los que lo componían, que tenía la satisfacción de haberlo cumplido y prometía que en cualquier sitio que se encontrara, seguiría siendo el hermano mayor, al servicio de todos.

El señor Campos Guereta fue objeto de una cariñosa ovación de sus compañeros de armas.

Al terminarse el banquete se hicieron varias fotografías de los asistentes al acto. (me hubiera encantado tener una de estas fotos)

El 11 de julio de 1915, se hizo cargo del mando del Regimiento de Valencia, por ascenso del coronel señor Campos Guereta, el teniente coronel del mismo, don Arturo San Román.

Antes de hacer entrega del regimiento, el señor Campos Guereta publicó las siguientes ordenes:

"Mañana inspeccionaré en el campo del Rostrio la instrucción del tiro del regimiento a cuyo efecto saldrá del cuartel el primer batallón a las seis y el segundo media hora después.

Con dicho motivo, la primera comida se distribuirá en el campo, disponiendo el señor capitán de cocina sea conducida en uno de los carros la menestra y útiles necesarios.

El carro conduciendo el material de tiro y municiones a cargo del ayudante del primer batallón, saldrá del cuartel a los cinco, con objeto de tener colocados los blancos a la llegada de la fuerza.

El traje será de faena con botines, funda blanca, correaje completo y morral".

Orden del regimiento del día 11 de julio de 1915.

Promovido al empleo de general de brigada por R.D. de 9 del corriente mes, hago entrega de mando del regimiento al teniente coronel don Arturo San Román Taboada, a quien por ordenanza corresponde.
Señores jefe, oficiales, clases y soldados:
Un ascenso que S.M. el Rey, se ha dignado otorgarme va a separarme de vosotros; queda pues para los últimos momentos de mi mando él para mi penoso deber de despedirme de los que a mis órdenes compartisteis conmigo los trabajos que el uniforme importe a los que nos honramos vistiéndole.
Desde que orgulloso y contento por haber sido destinado al mando de tan brillante regimiento pisé por primera vez los umbrales de este cuartel; hasta el día de hoy en que con verdadera sentimiento entrego el mando de este Cuerpo, no se quebrantó ni un solo momento la cariñosa solidaridad que dentro de la más pura disciplina debe reinar entre quienes por comunidad de aspiraciones é identidad de deberes forman en las filas de un regimiento; leales a vuestros juramentos, cumplidores de vuestros deberes y entusiastas por vuestra profesión os encontré y así os dejo también, nunca me falto vuestra cooperación ni me fue difícil el mando con vuestra ayuda, supisteis mandar y obedecer más de una vez vuestro brillante comportamiento hizo latir orgulloso mi corazón de soldado.
Al separarme de vosotros os dejo mi gratitud y me llevo el recuerdo de vuestras virtudes militares, consideraré siempre como un honor el haberos mandado y seguro de que a las ordenes de mi sucesor continuaréis la gloriosa tradición de este regimiento para bien de la patria. Contad siempre con que fiel al espíritu que nos unió os recodará con cariño. Vuestro coronel, Campos".
El Diario Oficial, del ministerio de la Guerra llegado ayer, publico el Real Decreto siguiente:
" En consideración a los servicios y circunstancias del coronel de infantería, número diez y seis de la escala de su clase, don Casto Campos Guereta, que cuenta la antigüedad y efectividad de veintinueve de agosto de mil novecientos ocho.
Vengo en promoverle, a propuesta del Ministro de la Guerra y de acuerdo con el Consejo de Ministros, al empleo de general de brigada con la antigüedad de la fecha, en la vacante producida por pase a la sección de reserva del Estado Mayor General del Ejercito, de don Francisco Costa y Pérez de Pelinto, la cual corresponde a la designada con el numero ciento veintiuno en el turno establecido para la proporcionalidad.
Dado en Palacio a nueve de julio de mil novecientos quince. El Ministro de la Guerra Echagüe, Alfonso.

En marzo de 1916, fue nombrado general de la segunda brigada de la undécima división el general de brigada Casto Campos Guereta.

El 14 de noviembre de 1917, don Casto Campos Guereta cesa del mando de la brigada de Infantería de la 12 división y pasa a la situación de primera reserva por haber cumplido la edad reglamentaria.

Nacido en noviembre de 1854, en Astillero, hijo del Jefe de Estudios de la Academia de Toledo, don Rafael de Campos de Molina.



 fé de bautismo



El señor CASTO CAMPOS GUERETA fue un ilustre vecino y veraneante en su casa de Astillero, donde pasaba temporadas con su gente y en donde murió, el 26 de julio de 1921.

Fue enterrado en el cementerio de Guarnizo.





certificado de fallecimiento