sábado, 5 de abril de 2014

AVIADORES de ASTILLERO




en el medallón a la izquierda el mecánico José Macías, que acompaña a la expedición del capitán Esteban, sobre "Havillan", con motor de 180 HPen
 
 
 
Por la fecha de julio de 1926, un grupo de jóvenes, entusiastas de los aviadores astillerenses, Gerardo Vela y José Macías, proyectaban celebrar una verbena en honor de los mismos.
La Comisión organizadora, la integraban los simpáticos muchachos, Paco y Pepe Solana, Paco Alonso, Salvador Garcia, Juanito Pérez, Emilio Vega (mi tio) y algunos más, que se propusieron obsequiarles galantemente con algún refrigerio a los aviadores invitados.
Para ello, tuvieron que recaudar fondos para subvenir a los gastos que se originarían, con visitas a algunos señores.
Como el festejo querían darle carácter popular, cuantas personas simpaticen con la idea, esperaban su colaboración y ayuda de la iniciativa de los entusiastas organizadores.
La Comisión organizadora, esperan salir airosos en el cometido que se habían impuesto.
El 27 de julio la escuadrilla del capitán Esteban, aterrizaba en la Albericia, acompañando en la expedición al capitán, el mecánico astillerense, José Macías, sobre "Havillan", con motor de 180 HP.
Han sido cuatro aparatos que desde el aeródromo de Burgos, partieron a Santander, para aterrizar en el campo de La Albericia y que formaban parte de la escuadrilla del capitán Alfonso Esteban.
Fue el 2 de agosto de 1926, cuando se celebro la verbena en honor a los dos aviadores nacidos en Astillero, Macías y Vela.
Tuvo lugar en el paseo de Tomás Bretón, concretamente en la Planchada.
Fue una iniciativa bien acogida y cariñosa, para rendir un gran tributo a los citados aviadores astillerenses y a sus compañeros y amigos señores del Grado y Redondo, que tuvieron la gentileza de aceptar la invitación que se les hizo para asistir a la fiesta.
Se lamentó que el valiente mecánico Arozamena no pudiera acudir por tener que ir a Torrelavega con su heroico capitán, señor Gallarza, pero si existió un grato recuerdo de efusiva admiración para ambos.
Cuando la fiesta se encontraba en su apogeo, hicieron su presentación en la Planchada, los pilotos aviadores, señores Garcia del Grado, Redondo, Vela y el mecánico del capitán Esteban, José Macías, acompañados de los organizadores del festejo.
Fueron acogidos con expresivas demostraciones de cariño y con prolongadas y repetidas ovaciones.
A la entrada del paseo, había un lienzo con la siguiente inscripción "El pueblo de Astillero saluda a sus aviadores".
El sitio del baile se hallaba profusamente iluminado con bombillas eléctricas y farolillos a la veneciana. Se dispararon infinidad de bombas y cohetes, y la Banda popular de música, el clásico manubrio y los típicos pito y tamboril, lanzaban al espacio sus alegres notas musicales.
Fue una fiesta donde un pueblo honraba a sus aviadores, Vela y Macías y también a la gloriosa Aviación española.
Fueron obsequiados en El Cordón Bleu, con un lunch, donde también fue invitado el alcalde, señor Nieto.
Un simpático muchacho Juanito Pérez, en nombre de la Comisión organizadora, ofreció el modesto obsequio en sencillas frases de cariño y visiblemente emocionado. Después fue el señor Nieto quien hizo uso de la palabra, para elogiar la proeza realizada por los expertos aviadores del "Plus Ultra" y de la escuadrilla "Elcano"
Pidió unos momentos de silencio en memoria del valiente aviador astillerense Zenón Macías, hermano del mecánico del mismo apellido, que se hallaba presente y todos puestos en pie, recordaron con una ovación al hijo de este pueblo que dió su vida en cumplimiento de su deber, en el aeródromo de Cuatro Vientos.
Unos días después, el 10 de agosto, llegó en su hermoso automóvil a la población de Astillero, el valiente mecánico del "Plus Ultra", Pablo Rada.
El objeto del viaje era acercarse a saludar a sus compañeros de aviación, Gerardo Vela y José Macías, que se encontraban todavía en Astillero, después del homenaje que se les habían tributado.
Numerosas personas que se enteraron de la inesperada visita, acudieron a verle y estrechar la mano del heroico y experto mecánico y felicitarle por su hazaña aviadora que tan alto habían puesto el hombre de la aviación española.
Historial de estos aviadores astillerenses:
Gerardo Vega. Se hizo piloto en 1924. En el otoño de 1926 era piloto de la escuadrilla "Potez", unas veces en Tetúan, otras en Larache. Siguió en Marruecos hasta el final de la guerra. Después pasaría a C.E.T.A., la compañía en la que estaba Joaquín Cayón y acabaría desapareciendo en un vuelo de Larache a Sevilla, el 4 de junio de 1.930.
José Macías Ruiz. Teniente mecánico. Antes de la guerra civil voló en LAPE (Líneas Aeropostales Españolas), tenía el titulo nº 6 de los mecánicos de vuelo de España. Formó parte de la escuadrilla del capitán Alfonso Esteban y también voló en el viaje de Barajas a Tablada, con Douglas DC-2 "Granadacon" de piloto Pedro Tonda. Falleció en México.
Zenón Macías. Había ido a Africa como soldado de reemplazo en 1921. Después se incorporó a Cuatro Vientos a finales de 1922 para el curso de mecánico de aviación; llevaba cuatro meses en su nuevo destino cuando sufrió el accidente con el que terminó su vida. El 7 de marzo de 1923, estando uno de los aeroplanos preparado para despegar con un soldado mecánico a bordo, Zenón se acercó para pedir ser él quien hiciese el vuelo. El oficial piloto accedió, se cambiaron los puestos y el avión despegó. A los siete kilómetros entró en barrena y se estrelló contra el suelo. Murieron piloto y observador.
 
 
 
Quiero agradecer al historiador Enrique Gudín, por su colaboración. Es doctor en Geografía e Historia y en estos últimos años se ha centrado en la historia de la aeronáutica española, con bastante conocimiento de la aviación militar.
 
 
 
 

1 comentario:

  1. Hola, soy nieto de José Macías Ruiz de quien estoy muy orgulloso. Gracias por escribir un poco de su historia.

    ResponderEliminar