domingo, 26 de mayo de 2013

IGLESIA DE SAN JOSE

 
 




Entre los años 1718 y 1728, en el libro "Guarnizo, un astillero de la Corona" decía que los primeros edificios construidos en esos años en el Barrio de La Planchada, fueron tres viviendas, un almacén y una capilla dedicada a San José, patrón de los carpinteros de la ribera... capital que era portátil, fundada sobre cuatro ruedas de 10 pies en cuadro y 8 de alto, con una puerta, seis ventanas con sus adornos interiores bien trabajados y ejecutados, de tabla de pino, con sus herrajes correspondientes.

En 1749, en el mismo lugar se construyo un edificio de la primera capilla (no parroquia)

Como la feligresía aumentaba, se determino  construir una con mayor superficie. Hasta entonces la capilla era rectangular, de estilo clásico, pero con esta reforma el trazado de su nueva planta resulto ser octogonal y su conjunto armonioso y agradable. Para ello se respecto la torre de la primera, siendo derribado el resto en su totalidad. Esta construcción se llevo a cabo gracias al donativo de 27.000 pesetas, dado por la hija de Don Pedro Salaverria. Esta Iglesia octogonal se construyó en el año 1890.

Por otro camino, se perseguía transformar lo que era una capilla en una autentica parroquia, solicitándose esta aspiración en distintas épocas, siendo la primera en el año 1852, la segunda en el año 1888 y la tercera y definitiva en el año 1905, precisamente el día de San José 19 de marzo, quedo refrendada como nueva parroquia.

Solicitud del Sr. Obispo de Santander a instancia del Alcalde, S.M.El Rey según oficio de 13 de febrero de 1905 del Ministerio de Gracia y Justicia, aprobó la segregación del Astillero de la parroquia de Guarnizo.

"Acta de inauguración de la nueva parroquia"

 


 
Sobre el solar de la anterior parroquia, de planta octogonal, modesta ,sencilla y simpática, resultaba a todos poder cobijar a la feligresía del Astillero, en constante aumento gracias a la labor que venía desarrollando  su párroco D. Francisco Martínez Garcia.

En 1947, en una reunión de jóvenes del Centro de Acción Católica y presidida por el párroco, propusieron la idea y proyecto de un nuevo templo. La decisión y el proyecto fue cuajando en las gentes, D. Juan José Rasines como Aparejador, D. ANGEL VEGA LLOREDA como Aparejador y D. Ramón Salcines como brazo derecho del párroco y éste supervisando y resolviendo todas las dificultades, iniciaron las obras.

Se creó una Junta formada por personas relevantes del pueblo presidida por el propio párroco, para dirigir la importante obra proyectada por el arquitecto santanderino, D. Juan José Rasines, con arquitectura de inspiración románica, de tres naves, techo de estilo mudéjar y airosa torre de doble campanario.

El domingo a las ocho y media de la mañana, tuvo lugar, en Astillero la inauguración de la nueva Iglesia de San José, que viene a sustituir al viejo templo, inadecuado y pequeño para las atenciones de la vida espiritual del pueblo. Para asistir a estos actos llegaron a Astillero el director general de Asuntos Eclisiásticos, en el Ministerio de Justicia, D.Mariano Puigdollers; gobernador civil y jefe provincial del Movimiento, camarada Reguera Sevilla, gobernador militar, general señor Arias Jimenez y los excelentísimos señores Obispo de Santander y Jaén, Doctor Eguino y Garcia; también asistieron al solemne acto el Alcalde, D.José Solana y el jefe local del Movimiento, camarada José Garcia y otras autoridades y jerarquías, así como el vecindario, que se sumó al acontecimiento religioso.

A las once y media de la mañana tuvo lugar la misa de pontificial, que ofició el Excelentisimo señor Obispo de esta diócesis, Doctor Eguino y Trecu, asistido por el de Jaén, Doctor D. Rafael Garcia, participando asimismo, en la ceremonia el Vicario general de Jaén, D. Agustin de la Fuente; el maestroescuela de la Catedral de Santander, D. Enrique de Cabo; El lectoral de Jaén, D.José Pila; el secretario del Obispo de Malaga, D. José Maria Eguaras, D.Agustin Manso, D.Eugenio Esteban y el párroco de La Cavada.

A su lado en el altar, en el lugar del Evangelio, ocupo su trono el Doctor Eguino, y en el de la Epistola, ocupo el suyo el Obispo de Jaén. Frente al altar se situaron en lugares preferentes los padrinos de la ceremonia, el Director general de Asuntos Eclisiásticos, en representación del ministro de Justicia y Doña Dolores Riquelme, esposa del señor Puigdollers; El párroco D. Francisco Martinez y las autoridades y jerarquías. El templo se hallaba totalmente lleno de fieles, interpretando escogidas composisiones sacras el Coro parroquial.

El prelado de Jaén, al Evangelio, hizo uso de la palabra, exponiendo, con cálidas palabras, el significado de la inauguración de la nueva Iglesia, manifestando, a la vez, cual es el verdadero camino que los fieles debemos seguir para que el Señor se apiade de nosotros.

Terminada la misa y antes de cantarse el Tedéum en acción de gracias, el Excelentisimo señor Obispo de Santander, revistido de mitra y báculo, pronuncio unas palabras para dar gracias a Dios por la inauguración del soberbio Templo. El ha sembrado en vuestros corazones amantisimos -dijo- el pensamiento y el deseo de levantar esta hermosa Iglesia. Hacia EL hemos de levantar nuestros ojos y, dentro de breves momentos, vamos a cantar todos unidos, con un mismo corazón, espiritu y alma, un Tedéum en acción de gracias a la Divina Majestad.

Quiero aprovechar esta ocasión para expresar a los hijos de Astillero, a las entidades, empresas y a cuantos han colaborado para que esta obra sea posible, mi agradecimiento. Seria injusto si no dedicase una mención especial al Estado católico que, con generosidad sin limites, ha contribuido a esta edificación y al propio Señor Ministro de Justicia, cuyo sentimiento es grande por no poder estar aquí presente en este acto. A él mi mas expresivas gracias y también a su represetante, al culto Director general de Asuntos Eclisiasticos, que, no solamente secundando al Señor Ministro, sino que con su deseo particular, ha contribuido de una manera personal a que la iglesia se termine.

Que no resulte baldio el sacrificio que aquí se ha hecho. Que este Templo esté lleno de amor a Nuestro Señor. Aqui debéis venir todos los domingos a tomar parte en el sacrificio por vosotros y vuestros difuntos; venid a escuchar la palabra de vuestro párroco que conoce vuestras necesidades. Aquí se os hablará de Dios y de lo que tenéis que hacer para ganar la eterna felicidad. Yendo de su mano, alcanzaréis la vida eterna que yo os deseo.

A continuación se cantó un Tedéum en Acción de Gracias.

Acto seguido en el vestíbulo del nuevo Templo, se verifico el descubrimiento de una lápida de mármol dedicada al párroco, con Francisco Martinez Garcia, principal autor de la reconstrucción de la Iglesia. El señor Puigdollers, que descubrió la piedra de mármol, pronunció unas pocas palabras de exaltación de la figura de D. Francisco, hablando de sus virtudes y recordando su tenacidad en las gestiones relacionadas con la construcción del edificio, cuya inauguración califico de verdadero milagro, toda vez que a las cinco de la mañana del mismo domingo aún no se habian colocado ni el presbiterio ni las imagenes.

El parroco contestó emocionadisimo, manifestando que su labor carecía de importancia y que si a alguien había que agradecer la ejecución del soberbio templo era el propio vecindario que le había secundado en sus ideas en todo momento.

Para llevar a cabo la construcción de las obras de esta preciosa Iglesia de San José, se nombro una Comisión compuesta por el cura párroco, D.Francisco Martinez, D.Ricardo Gutierrez, D.Ramón Cabarga, D. Pedro Escárzaga, con Fernando de Alvear, D. Federico Ysart, con Nemesio Mercapide y D. ANGEL VEGA LLOREDA, los cuales llevaron adelante su misión con el celo que ha dado por resultado final esta hermosisima Iglesia parroquial que es orgullo de la Montaña.

Como arquitecto fue nombrado D.Juan José Rasines, aparejador, don ANGEL VEGA LLOREDA y constructor de las obras, D.Ramón Salcines Moro.

Varias han sido las Casas montañesas que han tomado parte en la elección y adorno del templo, y entre ellas debemos destacar, porque es de justicia, la denominada "Maderit", que representa en Santander, D. Evencio Bustamante, con oficina en la calle de Wad-Ras, número 3.

Todo el pavimento de la iglesia es de "Maderit", patente cuya fabricación se llevo a cabo en Laredo, en las talleres instalados al efecto "Maderit", es un parquet normal, porque se trata de pequeños bloques figurando baldosines, de tal forma que, en caso que alguna loseta sufriera un daño, poder ser sustituida en el acto, como ocurre con la baldosas, sin detrimento alguno del resto de la pavimentación. Se fabrica en distintos dibujos, todos singularmente armónicos.

El pavimiento de la Iglesia de Astillero ha llamado poderosamente la atención de todos, y así se lo han manifestado a sus constructores.

Este pavimento fué acuchillado, encerado y abrillantado por los notables acuchilladores, con muy variada clientela en toda la provincia, "Villagrá y Ortiz", que se han esmerado en la perfección de su difícil trabajo, para el cual reciben encargos en la calle de Becedo, 1, telefono 1645. Este trabajo es establecido en todos los pavimentos de madera, resulta siempre perfecto.

Otra cosa que ha llamado la atención, por su elegancia y vistosidad a la vez que dentro de la seriedad que requiere un Templo, ha sido la instalación de apliques eléctricos, dos grandes  y diez pequeños, colocados entre los arcos de las naves y que prestan a la iglesia una luz intensa a la par que un tono austero y religioso.

Esta instalación ha sido hecha por "Talleres Artísticos Cantabria" cuya fábrica esta instalada en la travesía del Cubo, 7, con oficinas y exposición permanente en Juan de Herrera, 2 entresuelo.

Esta importante casa santanderina , que ha instalado, entre sus muchas obras, todas las arañas y lámparas de la Delegación de Hacieda y de la mayor parte del mucho comercio de la ciudad, tiene su especialidad en arañas y lamparas de bronce y cristal, apliques y objetos de arte, trabajadas metalisteras en todas las especialidades, con dibujos originales de la casa, trabajos artísticos en metal, para escaparates, muebles y vitrinas.

"Talleres Artísticos Cantabria" han obtenido primera medalla y diploma de artesanía en el Concurso provincial celebrado en Santander hace dos años.

Esta clase de fabricación no existía en Santander hasta, que ha sido montada esta Iglesia de verdadera categoría artística, de la que los santanderinos debemos mostrarnos muy orgullosos.

Entre la enorme concurrencia que asistió el domingo a la inauguración de la Iglesia llamó poderosamente  la atención el soberbio techo, de estilo mudéjar, hecho en los importantes talleres de los escultores y decoradores "Casa Rios", muy conocida en Santander y la provincia por la enorme labor realizada en toda clase de construcciones, entre las que figuran las de la avenida de Calvo Sotelo. La "Casa Rios" se dedica a la ornamentación de fachadas, artesonado, cornisas, florones y decoración de habitaciones en escayola.

El techo de referencia es monumental, y su diseño se debe al arquitecto señor Resines. También la "Casa Ríos" ha hecho las repisas y adornos de las hornacinas del Altar Mayor.

Esta antigua y acreditada "Casa" tiene montadas sus talleres en la calle Arrabal 17 y todos sus trabajos son de verdadera calidad.

Entre los detalles más interesantes de este magnifico templo figuran unas preciosas vidrieras policromadas fabricadas por "Unión de Artistas Vidrieros" de Irún, cuyo representante, en Santander, es Manuel Lanza.

Esta obra a la que el pueblo respondió a través de colectas mensuales y otros donativos, ascendió a 1.028.143,67 pesetas.

A falta de terminar algunos detalles, se inauguró solemnemente el templo el día 28 de agosto de 1949,
 
 

En los bajos de la Iglesia se celebró el banquete.


 

Por aquellas fechas se consideraba este Templo como uno de los mejores de la provincia.

 


Habría que destacar también el "Cristo Yacente" , adquirido en 1949, cuya imagen de extraordinario valor y belleza representa para la Iglesia, su mejor "joya" 

Esta obra de Victor de los Ríos se integra dentro del barroquismo de la tradición imaginería española. Labrada en el año 1949, muestra la particular visión del cántabro sobre los modelos castellanos y levantinos del tema de Cristo Yacente en el Sepulcro.

Fue realizada para la Procesión del Santo Entierro de la Real Cofradía del Santísimo Sacramento de Minerva y la Santa Vera Cruz, de León, la cual, pese a contar con el extraordinario conjunto del Sagrado Descendimiento de Ríos (1945), acabó rechazándola, según sus argumentos, por tener un excesivo tamaño para el desfile.

Una vez devuelta a su autor, la efigie acabó siendo trasladada a la Iglesia de San José del municipio de Astillero, donde también forma parte de sus procesiones de Semana Santa. Pese al desagrado inicial por parte de los cofrades leoneses, siempre ha estado considerada como una de las piezas cumbres del escultor.

Sobre un áspero lienzo de color marrón se dispone el cadáver de Cristo. La cabeza, bastante desplomada hacia atrás, muestra el rostro ligeramente desencajado y el cabello desparramado en gruesos mechones. Los signos pos mortales son apreciables en las suaves livideces, la hinchazón del torso y el hundimiento del vientre.

Ríos pretendió  innovar disponiendo una especie de lienzo enrollado sobre la mitad superior de la espalda, en lugar de la habitual almohada sobre la que descansa la testa, lo cual acentúa la elevación del pecho, así como el sudario ocre que se recoge en la zona lumbar. Las manos horadadas por las muñecas son un grafismo típico del artista.

En el año 1955, se celebraron los actos conmemorativos del cincuentenario de la creación de la parroquia de San José de Astillero. Los más importantes y solemnes tuvieron lugar el día 9 de octubre, coincidiendo con las bodas de plata de la organización sacerdotal del párroco, D. Francisco Martínez. Asistió a ellos el señor Obispo de la Diócesis.

Por entonces ya se habla adquirido el valioso "Paso" del "Cristo Yacente" obra del escultor D. Víctor de los Ríos. Adquisición que influyo para realzar la solemnidad de la Semana Santa.

Posteriormente ya se fueron ampliando las escuelas, los salones, el Cinema Pax, la sacristía y la biblioteca.

Existían actos religiosos como las procesiones del Sagrado Corazón,  las comuniones, las del Corpus y San José, que se venían realizando durante el año, recorriendo principalmente la calle San José y a los que asistían muchísimos vecinos.

Desde entonces el templo ha sido reformado en distintas ocasiones. La más importante data de los años 50, con la donación de la magnifica lámpara y los apliques por Don Pablo Tarrero, cuyas piezas pertenecían al Banco Santander.

"Relación de los párrocos".
 
 

 

 

Tengo buenos recuerdos de infancia de la iglesia, la misa de los domingos y las catequesis.

En esta Iglesia hemos sido feligreses toda la familia, especialmente mi padre, que desde su nacimiento en el año 1913, ya figuraba en los libros de la Iglesia.
 
 

 

 Espero continuar y ampliar más información sobre la Iglesia de San José.

 

 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada