jueves, 30 de octubre de 2014

SANTA MISION







En la fecha del día 21 de marzo 1930, comenzó en Astillero la Santa Misión.

Procedente de la Residencia de  Santander, llegaron los PP Capuchinos, Diego de Palazuelos y Ambrosio de Santibáñez, encargados de dirigirla.

A la estación del ferrocarril salieron a recibirlos el encargado de la parroquia, el sacerdote don Francisco G. Lasaga; el señor Arcipreste de Camargo, don José Salcines; el señor párroco de Guarnizo, don Jesús Sainz Trevilla; el señor Secretario del Ayuntamiento, que representaba el señor Alcalde y otras distinguidas personas.

También fueron a recibirles, en procesión, los niños y niñas de las escuelas, con banderitas; las Congregaciones del Apostolado de la Oración, con su estandarte; y las Hijas de Maria, con el suyo, en cuya tela del reverso unas señoritas pertenecientes a dicha Congregación habían bordado en oro y plata delicado monograma de Maria.

En el momento de apearse del tren, el encargado de la parroquia entrega un crucifijo al P. Diego, quien con él bendice a todos los asistentes.

Se ordena la procesión hacia la Iglesia, entonando cánticos de invitación a la Santa Misión, dando principio a ésta con una alocución-saludo por el P. Diego de Palazuelos.

La Iglesia se encontraba completa de fieles que habían llegado a este acto.

Al día siguiente, comenzaron los ejercicios de la Santa Misión. A las ocho de la mañana, con la explicación de la santa misa. A las once, catequesis para los niños, que asisten en número de más de cuatrocientos, todos los días, hasta el miércoles, quinto día de la Misión, en que tiene lugar la solemne comunión de los niños.

Por las noches, á las seis y media, el ejercicio principal, santo rosario, práctica doctrinal por el P. Ambrosio y sermón por el P. Diego.

Las Damas Catequistas que llegaron el día 20, dirigieron el coro de jóvenes cantoras de la parroquia que cantaron, antes y después de las exhortaciones, con verdadero gusto y sentido religioso.

El miércoles, día designado para la comunión de los niños, que acudieron más de 350.

Después de la santa misa, que celebró el sacerdote de la parroquia, se reunieron en el centro de la Planchada, unos seiscientos niños, en donde señoritas distinguidas de la parroquia, les sirvieron espléndidos desayunos de chocolate, obsequiándoles además con pastas y caramelos.

Lo más destacado de la Santa Misión, es la asistencia numerosísima de hombres desde el primer día, aumentado a cada ejercicio en tal proporción que el día de la comunión de los niños hubo de anunciarse que desde el siguiente, después del ejercicio principal, se darían conferencias sólo para hombres.

En la primera conferencia dada por el P. Ambrosio y que duró una hora, asistió un número tan considerable y se vio tan lleno el templo que muchos tuvieron que estar de pie en los pasillos y á la puerta.

Ha sido todo un ejemplo admirable el que han dado los hombres de Astillero, mostrándose un pueblo culto y con creencias religiosas.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada