martes, 20 de enero de 2015

TROLEBUSES SANTANDER-ASTILLERO 1951-1958 (I)



(foto de José Antonio Tartajo)


(foto de José Antonio Tartajo)




Estas dos fotos históricas de los trolebuses de la línea Santander-Astillero, me han sido facilitadas y autorizadas para poder publicarlas en mi blog.

El autor de ellas,  es José Antonio Tartajo, persona investigadora sobre la historia del transporte urbano, autobuses, trolebuses y tranvías, que han circulado por todas las carreteras nacionales.



A principio de 1951, Astillero se encontraba con sus vías de comunicación mal atendidas y reclamaba con urgencia alguna solución.

Las noticias llegaban que pronto quedaría dotada esta zona incluida en el ensanche de Santander, con una regular línea de modernos autobuses que sustituirían a los viejos tranvías de la línea Santander-Astillero, lentos e inseguros.

El trayecto Santander-Maliaño que antes tardaba como mínimo, una hora, podría efectuarse por la mitad de tiempo, con notables comodidades para el viajero y un horario fijo en las paradas.

Por junio de 1951, se efectuaron las primeras reuniones por parte de los consejeros de la Compañía de Tranvías de Miranda y la empresa de autobuses Hermanos Muñoz, a fin de firmar el contrato entre ambas entidades. Los señores Muñoz, se harían cargo de la línea de Santander a Astillero, para el servicio de viajeros por carretera, utilizando primeramente dos modernos autobuses y varios tranvías en circulación constante. Después serian solamente autobuses los que cubrirían la línea.

Tras varias reuniones, se llegó por fin, a las formalizaciones de rigor entre la Compañía de Miranda y la nueva empresa del trayecto, Hermanos Muñoz.

Noticia que causo gran satisfacción al pueblo de Astillero.

En principio circularían cuatro tranvías en circulación constante (cada media hora) y otro de reserva. Para más adelante y en cuanto estaría terminada la restauración de la carretera de la Reyerta, el servicio se completaría con modernos autobuses.

Este nuevo servicio comenzó a funcionar el 12 de junio de 1951.

El 10 de octubre 1951, los tranvías de la Empresa de Astillero, terminarían su recorrido en Peñacastillo, antes de entrar en las vías municipales, y quedando dicha empresa autorizada para establecer un servicio combinado de autobuses entre Peñacastillo y la avenida de Alfonso XIII, a través de la carretera de Burgos a Santander, por la calle Castilla y Avenida, de forma que cualquier usuario podría realizar el transbordo sin molestia, ni demora alguna y  tampoco se aumentarían las tarifas antiguas.

Es el 12 de octubre, cuando la Empresa Muñoz comienza a cubrir con sus autobuses, el servicio de transporte de viajeros desde Astillero a Santander y regreso, mientras duren los trabajos de modificación del servicio de tranvías.

Este nuevo servicio fue bien acogido por el público, manteniéndose las mismas tarifas para todo el trayecto.




En agosto de 1954, la empresa concesionaria del servicio de viajeros, puso a disposición de los viajeros un autobús con salida de Santander a las doce de la noche para regresar a las doce y media, y una última salida de Santander a las dos menos cuarto de la madrugada. Este servicio era para los días de festejos de la ciudad.

En este mismo mes, llegaron procedentes de la fábrica constructora alemana los cinco trolebuses, marca MAN, que harían el servicio de la línea, entre la ciudad y Astillero. Mientras continuaban los trabajos preparativos para el tendido de la línea que unirían las dos localidades.

Estos cinco trolebuses, del último modelo, marca "M.A.N." fabricados en Alemania, vendrían embarcados para Santander, con destino a la línea Santander-Astillero.


De modelo MK, fueron numerados del 1 al 5. Desde su principio estuvieron pintados en color gris en su parte baja y crema en la alta. Posteriormente fueron de colores rojos.

Vendrían totalmente montados y en disposición de entrar en servicio y que se verían despachados en la Aduana de Santander, trámite obligado para poder circular por nuestras carreteras.

Han sido tres industrias alemanas occidentales los que se han encargado en la construcción. Los chasis y bastidores de seguridad y sustentación han sido hechos en Nuremberg; las carrocerías, en Ulm; y todo el equipo mecánico y eléctrico, en Berlin, por la Empresa A.E.G.

Con el material de circulación y de tracción, también están preparados el embarque de las dos modernísimas subestaciones transformadoras y rectificadoras de la energía eléctrica, que han de alimentar la línea de los trolebuses de Astillero.

Han sido compradas en Inglaterra y reúnen la mejor garantía de modernidad y de eficiencia.

Ya se había terminado el tendido de la línea, cuyos soportes o postes están casi prácticamente terminados.

El cable de cobre del tendido lo ha suministrado, en su totalidad, una industria cordobesa. La longitud total de la línea en el tendido de cobre es de cuarenta y ocho mil metros lineales.

El tranvía, últimamente, tardaba una hora y media en el recorrido de los once kilómetros que separan Santander de Astillero. Los trolebuses tardarán, exactamente, 26 minutos, en hacer el mismo recorrido.

Simultáneamente por varios lugares se llevaban a cabo desde meses la instalación de columnas en todo el trayecto de la nueva línea de trolebuses.

La longitud de estos autobuses es once metros de longitud y con capacidad para 97 personas. Vienen montados con un equipo eléctrico "Aege" y su velocidad máxima señalada será de setenta kilómetros hora.

El 20 de mayo de 1955, se verificaron las primeras pruebas de los trolebuses que pronto entrarán en servicio en la línea del Astillero.

Varios ingenieros, alemanes, ingleses y españoles, han venido trabajando durante los últimos días para poner a punto los coches.

Dichos ingenieros probaron los vehículos en el trayecto Maliaño-Peñacastillo y una vez colocados en la línea municipal de trolebuses desde El Empalme, siguieron por ella, atravesando la ciudad hasta el Sardinero.

En días sucesivos siguieron estas pruebas a lo largo de todo el trayecto hasta su próxima inauguración oficial.

En junio de 1955, se preparaba la inauguración de la línea de trolebuses y para ello el Ayuntamiento de Astillero, deseaba que ese día se adornase las casas con colgaduras y muy principalmente todas las situadas en las calles de San José y 18 de Julio, por las personalidades que visitarían. Se anunciaba que los trolebuses saldrían de Santander a las 11,30 h. para llegar a Astillero hacia las doce.

El 17 de junio de 1955, tuvo lugar la inauguración oficial del servicio de trolebuses de la línea Santander-Astillero. El acto tuvo lugar en la plaza de las Estaciones o de las Navas de Tolosa de Santander, estando en línea los cinco magníficos trolebuses.

Asistieron al acto el excelentísimo señor obispo de la diócesis, doctor Eguino y Trecu; el gobernador civil provincial, don Jacobo Roldán Losada; el subjefe provincial del Movimiento, don Antonio Avendaño; el ingeniero jefe de Obras Publicas, don Pedro Ansorena; el subdelegado de Hacienda; don Ramón Cardoro; el inspector del Trabajo, don Vicente Diego Bedia y otras autoridades, a quienes recibió el presidente del Consejo de la Sociedad de Trolebuses de Astillero, don Manuel Lafuente, acompañado por los consejeros, señores, Vidal de la peña, Lopez Tafall, Martinez Cervera y otros. También estaban presentes el alcalde Camargo, don Lorenzo Cagigas y el párroco de Astillero, don Francisco Martinez.

Una gran cantidad de público asistió al acto de la bendición, que fué realizado por el señor obispo, asistido por don Doroteo Hernández Vera.




(fotos de la familia Montoya)


Terminaron el acto, que fué brevísimo, autoridades e invitados montaron en los cinco coches, el último de ellos llevaba un remolque para mercancías y se trasladaron al pueblo de Astillero.

La caravana de trolebuses hicieron alto en la central transformadora de Maliaño, para proceder a la bendición de la "central".

Continuaron los trolebuses hacia Astillero, en cuyo pueblo, las Autoridades fueron recibidas por el alcalde, don Alberto Manchado y la Corporación en pleno.

Las autoridades e invitados, fueron acompañados por la Corporación de la localidad hasta el Ayuntamiento. Las calles se hallaban engalanadas, lo mismo que el edificio municipal, cubierto de tapices.

Autoridades e invitados fueron espléndidamente obsequiados por la Corporación en el salón de sesiones, donde se les sirvió un lunch, durante el cual don Alberto Manchado pronuncio un discurso de bienvenida. El aperitivo fue servido por la Cafetería Kansas antes California de la ciudad.

A la una y media de la tarde, se dió terminado el acto, quedando inaugurado el servicio de los trolebuses, que ya, por la tarde, comenzó a funcionar con numerosos viajeros a lo largo del día.

En el viaje inaugural los técnicos en la materia, elogiaron de una manera especial el admirable tendido eléctrico con que cuenta, de veintidós kilómetros de recorrido entre ida y vuelta, y teniendo en cuenta que cada coche ha de tener contacto con una línea de dos hilos, ha sido necesario instalar un total de cuarenta y cuatro mil metros de cable sin que en ningún momento, pese a desarrollarse una velocidad de más de sesenta kilómetros a la hora, ocurriera ni el más pequeño percance que dificultara la marcha de los vehículos.

Muchas dificultades ha presentado esta labor, pues en su estudio, primero y en su ejecución, después ha habido que tener muy en cuenta el perfil, un tanto difícil de la carretera, con numerosas curvas y cuestas.

Estos datos fueron facilitados por don Máximo Romero, gerente y por el ingeniero de la misma, don Francisco Rodriguez de Codés, bajo su dirección se han llevado las obras.

La Compañía puso en esas fechas,   conocimiento a todas las Empresas que tenían su centro de trabajo entre Santander y Astillero, podrían solicitar de esta Sociedad  a favor de sus obreros, la concesión de pases con una reducción del 20 por ciento sobre el billete ordinario.

Por julio de 1957, los usuarios de los trolebuses de los pueblos vecinos, Maliaño, Muriedas, Herrera, solicitaron a la Compañía la construcción de unas viseras nuevas en sustitución de las existentes e instalarlas en los sitios más importantes del trayecto, además de otras mejoras para dar mejor servicio al público, que cada vez era más numeroso.



Yo también he sido usuario de estos trolebuses y aún recuerdo esos viajes tan largos que se hacía desde Astillero a Santander y regreso.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada