sábado, 29 de agosto de 2015

ASTILLERO automotores







http://trenesdepenarroya.blogspot.com.es/2012/03/los-billard-de-penarroya.html




En el año 1.956, la Dirección del Ferrocarril Astillero-Ontaneda, acogiéndose a la ley de 17 de julio de 1953, había solicitado una serie de locomotoras y automotores movidos por gas-oil.

En la fecha 11 de diciembre de 1957, se dió la noticia que en unos días y gracias a la gestiones directas de la Dirección de dicha Compañía ante el Ministerio de Obras Públicas y director general de Ferrocarriles,  llegaran transportados desde Peñarroya, dos magníficos automotores "Billards" franceses construidos en colaboración con la Sociedad Minero Metalúrgica, de esa localidad cordobesa. (núm. 2121-2122)

Estas locomotoras son de factura modernísima y de un rendimiento óptimo, como lo demuestra el uso que los mismos hacen en las líneas férreas de la nación francesa. Poseen un motor "Leyland" de 150 HP movido por gas-oil y pueden arrastrar con entera facilidad un remolque.

Entre la unidad principal y este remolque, transportarán cómodamente unos cien viajeros. Tanto su aspecto exterior como el interior, están sumamente cuidados y dotados de cuantos elementos son precisos para el transporte en condiciones de las máximas garantías a los viajeros. Los asientos serán individuales y tapizados. Grandes ventanales rasgados a ambos lados permitirán la visibilidad completa del paisaje a los viajeros.

Además de estos dos automotores, la Compañía del Ferrocarril Astillero-Ontaneda, ha gestionado la adquisición de dos locomotoras Diessel marca "Creusot", de 675 HP, de potencia, que están trámite de entrega y se espera lleguen a Santander antes de la primavera, para su puesta en servicio.

Mediante la entrega en servicio de estos automotores y locomotoras, se llevara a cabo la sustitución total de la tracción de vapor en este ferrocarril provincial, por el gas-oil.

Con la tracción de estas locomotoras y automotores, la Compañía del Ferrocarril Astillero-Ontaneda, no solo pretende mejorar notablemente el servicio en beneficio directo al viajero mediante el ahorro de tiempo y mayor comodidad,  sino que suprimirán una serie de gastos inherentes al desarrollo económico de la Compañía y que se cifra en más de un millón de pesetas al año.

Hasta hora, en el trayecto entre Astillero y Ontaneda invierten las locomotoras a vapor más de una hora y cuarenta minutos. Con la entrada en servicio de estos automotores y locomotoras, una vez estudiado convenientemente el cuadro de marchas y revisado el itinerario, quedará reducido a una hora de viaje a la vez que la mejora supone también una simplificación bastante notable en toda la organización de servicios.

Los nuevos vehículos entraron en servicio el 22 de febrero de 1958, pero fue el 11 de marzo de 1958, cuando la Compañía del Ferrocarril de Astillero a Ontaneda,. S.A., organizó un tren especial a fin de que las autoridades provinciales y otras personas invitadas pudieran conocer los automotores puestos recientemente en circulación en dicha línea.

A las cinco de la tarde, en punto, desde la estación de Santander, partió un automotor de treinta y dos plazas con  dirección a Ontaneda.

Efectuaron el viaje el gobernador civil, señor Jacobo Roldán Losada; ingeniero de Ferrocarriles,  señor Gudín; ayudante, señor Cabrero; interventor del Estado, señor Tovar;  el ingeniero jefe de Obras Públicas, señor Lavín del Noval, el director del Ferrocarril de Santander a Bilbao, señor Oquiñena; el ingeniero director de Autotrade, don Alfonso López Dóriga; el director gerente de la Compañía de Astillero-Ontaneda, don Manuel de la Escalera y Gayé; subdirector, don Arturo de la Escalera, subjefe del Ferrocarril Santander-Bilbao, señor Ruiz Peña,  así como otras numerosas personalidades invitadas.

En el momento en que caía sobre la capital una densa, aunque breve nevada, partió el automotor hacia su destino. Realmente, la Compañía se encontró con un día especialmente propicio para que los viajeros oficiales pudiesen conocer la confortabilidad de los nuevos vehículos, por una parte como la amplia visibilidad de sus grandes ventanales, abiertos ayer a una paisaje invernal de singular belleza.

El automotor se detuvo en varias estaciones del trayecto a fin de que los alcaldes de Villaescusa, Santa Maria de Cayón, Castañeda, Puente Viesgo y Corvera de Toranzo subiesen también al automotor para hacer, invitados por la Compañía, este viaje oficial.

El automotor llegó a Ontaneda a la hora prevista, es decir, a las seis y nueve minutos de la tarde.

A su llegada a Ontaneda, fueron invitados todos los viajeros a una copa de vino español.

Una hora más tarde, a las siete y cinco, el automotor se puso nuevamente en marcha para emprender el viaje de regreso a Santander. En el trayecto comprendido entre Nueva Montaña y la capital, aprovechando las rectas existentes en aquellos lugares, el vehículo, sin llegar al tope de sus posibilidad, alcanzó fácilmente los ochenta kilómetros hora.

A las ocho y veintidós minutos de la tarde, el automotor penetraba en la estación después de finalizado el viaje oficial, que por la comodidad del vehículo suscitó elogiosos comentarios y justificadas felicitaciones para la Compañía.

Estos tienen destinados dos vehículos de este tipo para realizar el servicio de la línea.

Los automotores que entraron en servicio entre Astillero-Ontaneda, han sido construidos por Anciennes Etablissements Billard, de Tours (Francia), una de las empresas europeas dedicadas a la construcción de materiales de transporte más conocidas por su solvencia y su prestigio.

Una parte importante de la construcción de los automotores, aproximadamente el 30 por 100, ha sido llevada a cabo en España; esto es, la instalación de frenos, el guarnicionado de los automotores, etc.

Ancienns Etablissements Billard, mediante concurso, se ha adjudicado en nuestra patria la construcción de veinticinco automotores y quince remolques destinados a los ferrocarriles de vía estrecha, entre los que figuran los destinados a la línea Astillero-Ontaneda.

La parte española de la construcción de los magníficos vehículos fué encomendada a Autotrade, S.A. de Madrid, representante en España de Anciennes Etablissements Billard y a Minero Siderúrgica de Peñarroya.

Los automotores, con una capacidad de 32 asientos, se mueven por motores Diessel Willeme de 150 caballos de fuerza, uno de los más conocidos de Francia.

Sus características principales, entre otras no menos importantes, son la calefacción, freno automático Westinghouse y otros adelantes técnicos. El consumo de los motores es muy reducido, toda vez que no pasa de 183 gramos de combustible por caballo-hora.

Los amplios ventanales de los vehículos parecen especialmente proyectados para la contemplación de los bellos panoramas que la línea férrea atraviesa por el valle del Pas.

El 26 de noviembre de 1958, llegó procedente de Francia y vía Irún, una moderna locomotora "Crusseau-Diesel" para el Ferrocarril de Astillero-Ontaneda.

Se trata de una locomotora de moderno modelo, parecida a las que ya funcionan en algunas de las líneas de nuestra provincia y en los ferrocarriles métricos de otras provincias.

Pueden arrastrar con su máxima velocidad normal, hasta un peso de ciento cincuenta tonelada.

La nueva locomotora de Astillero-Ontaneda, a su llegada a la ciudad, fue remolcada hasta la vías muertas del final de Puertochico, a través de la zona marítima, en donde comenzaron a media mañana las operaciones de descarga de la misma.

Una vez logrado el emplazamiento de la locomotora en la vía estrecha en Puertochico, será remolcada por la vía hasta los talleres de Astillero, de la Compañía, en donde  se procederá a la rápida puesta en punto para hacer la primera prueba.

La prueba se realizo por la línea de Astillero-Ontaneda, enganchando a la "Crusseau-Diesel" un total de doce vagones de viajeros.

De acuerdo con las normas adoptadas por el Estado en el plan de ayuda a los ferrocarriles deficitarios y aún a los que, no siéndole, quieren acogerse a la ayuda crediticia para mejora de los servicios ferroviarios de vía estrecha, esta locomotora ·Crusseau-Diesel" ha sido construida y montada en los talleres de la factoría francesa. Pero el bastidor y el chasis de la misma, han sido construidos en los talleres de Reinosa de la Constructora Naval.

Desde Reinosa fueron remitidos estos elementos a Francia, en donde procedieron al montaje de todos los elementos, sobre los que construyeron en la villa campurriana.

La línea de Astillero-Ontaneda, recibe esta primera locomotora eléctrica, como remesa inicial ya que tiene pedidas otras tres para cubrir la totalidad de sus necesidades y poder realizar la tracción conforme al nuevo sistema moderno, contando con los automotores que actualmente usa.

De esta forma va logrado el propósito de hacer evolucionar el sistema de sus servicios con la positiva ventaja para el público usuario.

Esta locomotora, modernísima, es de fuerza bastante para el servicio de largos trenes de mercancías y será puesta en marcha una vez que los técnicos franceses que han venido con ella la pongan en las necesarias condiciones para ser utilizada.


Tanto con los primeros automotores y después con las locomotoras, la línea de Astillero a Ontaneda, se vió durante muchos años, atendida perfectamente para el servicio de todos los viajeros y especialmente para los de Astillero.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada