viernes, 28 de octubre de 2016

ASTILLERO Fiestas de Nuestra Señora 1965







En el programa de las fiestas de Nuestra Señora de 1965, se destacaba los actos religiosos, con misas a distintas horas y especialmente la de las doce de la mañana, presidida por las autoridades locales. El Coro parroquial interpretaría la partitura del maestro A. Dietrich, en honor a la Virgen.

El día 14 de agosto, se celebró la "gala bolística" en la bolera de La Planchada, con muchísimo público, que algunos subidos en los árboles para poder presenciar las tiradas.

Este acto bolístico fue presidido por el vicepresidente de la Cántabra, señor Terán, los federativos señores Mantecón y Oria. El presidente del Colegio de Árbitros, Rogelio Ruiz Ruiz y un hombre de los bolos, Serafín Presmanes. No podía faltar el aficionado astillerense, Eliseo López Hoyo con sus incondicionales, árbitro señor Peña, anotador Tito Garcia y armador El Ruso.

La final que se empezó a cero, se impusieron los torrelaveguenses de Mallavia, Ingelmo-Peña.

También se entregaron premios del concurso abierto de aficionados, en el que resultaron ganadores, los chavales de la Casa de los Bolos, Lobeto-Chuchi.


El día 15,  festividad de Nuestra Señora, hubo la misa solemne a las once en la parroquia de Nuestra Señora de Muslera, patrona del Municipio, presidida por las autoridades locales. Sermón a cargo de don Santiago Bolado, y procesión de la Virgen por el campo de la Iglesia.

A las cinco y media se celebró el partido amistoso entre el Burgos C.F. y el Unión Club, disputándose un hermoso trofeo donado por Útiles y Máquinas Industrias, de Bilbao.

En este partido hizo su presentación ante su público, el Unión Club, terminando el encuentro con el resultado de tres a cero, favorable a los burgaleses.

Los unionistas, con un equipo "posible" tuvo en sus avances rapidez y conjunción, con Carús y Arenal en la media; Campín y Armando creando situaciones comprometidas ante el portal de Guti. En la primera parte los astillereses jugaron sin complejos ante un equipo de superior categoría, terminando con el resultado de 1-0 marcado por Samuel.

En la segunda parte, los burgaleses se hicieron dueños absolutos del campo, consiguiendo dos goles más. Los unionistas formaron con siete juveniles.

Los equipos se alinearon:

Burgos: Guti; Astorga, Zamora, Arsenio; Samuel, López; Chovi, Pita, Román, Fábregas y Angelín.

Unión Club: Carlos; Sánchez, Lebaniegos, Valverde; Carús, Arenal; Cobo, Armando, Guitarra, Campín y Kubalita.

En la segunda parte entraron por el Burgos, Nino, Riancho, Sistiaga y Loren.

El Unión Club, por su parte, salieron Vélez en la defensa con Rafa de medio, Herrero de interior y Lolis de extremo derecho, con Miguelo en la puerta. Poco después Lolis pasaría a la izquierda y Juamma en su puesto.

Arbitró bien, el colegiado señor Zurita.

A las seis y media, en la Planchada, dio comienzo la primera romería.

A continuación, una extraordinaria verbena en El Redondel.


Día 16, a las cinco y media de la tarde, concurso de castillos, sobre la arena, de la Playuca, para niños y niñas en edad escolar, con tres magníficos trofeos.

Este acto simpático y muy concurrido por el número de participantes y de espectadores, se celebró en La Playuca.

Fueron más de veinte niños astillerenses y otros de otras localidades próximas, con edades entre siete a once años.

Los chiquillos(a) pusieron grandes dotes de creatividad para realizar los castillos sobre la arena y algunos de gran mérito creativo.

Fue difícil la labor del jurado en la valoración de los méritos y circunstancias que concurrían en cada uno de los participantes. Al final, tras un minucioso recorrido y examen de los trabajos realizados, se otorgó el primer premio al niño, Alfonso Nárdiz (11 años) de Astillero; el segundo lo obtuvo la niña, Maria Asunción Sáiz de la Maza, astillerense, de once años; el tercero fue para Fernandito López, de Astillero (11 años); Javier Cavada, se clasifico en cuarto lugar y Manolín de la Gala, en quinto. Estos dos eran de Pontejos y Guarnizo.

A las siete, regatas de barquías con cuatro remeros y patrón, disputándose los siguientes premios: Primero, 1.200 pesetas y trofeo donado por la Comisión de Festejos; segundo, 1.000 pesetas; tercero, 750 pesetas y cuarto, 500 pesetas.

En esta regata tomaron parte las embarcaciones de Pontejos, Astillero, Peñacastillo y Nueva Montaña, sobre una distancia de unos mil doscientos metros con cinco ciabogas y seis largos. Resultó vencedor la tripulación de Pontejos, seguida de Peñacastillo, Pontejos B y Astillero. Fue descalificada por el jurado la embarcación de los de Nueva Montaña, por estimar que éstos habían cometido error en su recorrido.

La regata se corrió en dos tandas a causa de que algunas de las tripulaciones habían de regatear en la misma barquía que antes utilizaron en la manga anterior.

En la primera maga, tomaron salida Pontejos A y Peñacastillo, resultado ganador los primeros con un margen de diecinueve segundos. Los de Peñacastillo rompieron un tolete, perdiendo la oportunidad de llegar los primeros.

En la segunda marga participaron las barquías de Pontejos B, Nueva Montaña y Astillero, los astillerenses en un alarde de deportividad, con una embarcación muy inferior en características a las de sus contrarios y a falta de elementos indispensables, como son remos y toletes adecuados.

La nota destacada de la regata fue la numerosa presencia de espectadores situados a ambas orillas de la ría, además de los botes y lanchas en el campo de regata.

El ganador absoluto de la prueba fue Pontejos, con un tiempo de 12 minutos y 59 segundos, seguido de Peñacastillo a 19 segundos.


Día 17, a las siete de la tarde, palo ensebado y suelta de patos, en la ría, para mayores y en la playuca, para niños.

A las diez y media, en la Colonia Santa Ana, la tradicional verbena.


Día 18, a las ocho y media, suelta de la gallina y el conejo en la calle San José, para todos los niños y niñas.

A las diez y media, en campo de fútbol de Frajanas, verbena.


Día 19, a las 6,30 de la tarde, finales del campeonato infantil, entre los cuatro primeros clasificados, organizado por el Frente de Juventudes, disputándose dos trofeos donados por la Comisión.

A continuación romería-verbena en La Planchada, que duró hasta las doce de la noche.


Día 20, a las siete de la tarde, gran competición de bolos, disputándose un trofeo especial donado por la Comisión, enfrentándose los equipos campeón y subcampeón de Astillero y los dos campeones de Santander en la categoría de bares.

A las diez y media, verbena en la parada de los trolebuses.


Día 21, A las ocho de la tarde, carrera de sacos, rotura de pucheros y segunda suelta de la gallina y el conejo en el Redondel.

A las diez y media, verbena en la calle San José.


Día 22, a las once de la mañana, gran regata de barquías a vela latina, disputándose tres hermosos trofeos.

A continuación travesía a nado en la ría por muchachos y media travesía para señoritas, disputándose magníficos trofeos.

A las cinco y media de la tarde, partido de futbol entre el Unión Club y un equipo de tercera división, disputándose un gran trofeo.

A las seis y media, en La Planchada, romería que duraría hasta las once de la noche, dándose terminadas las fiestas con una magnifica traca.

Todas las romerías y verbenas fueron amenizadas por la Orquesta California.











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada