sábado, 25 de marzo de 2017

FELIPE MURIEDAS FOX de Villanueva de Villaescusa




(foto cedida por Luis Felipe Muriedas Hernández)

Casa de don Felipe Muriedas Fox en Villanueva de Villaescusa. En una de las visitas de don Emilio Calleja Isasi.



Don Felipe Muriedas Fox



De este ilustre personaje, D. FELIPE MURIEDAS FOX, deseo hacer una publicación, a pesar de que no tenía relación con Astillero, pero si con Guarnizo, como después redactaré.

Don Felipe Muriedas, falleció el 16 de diciembre de 1907, en el Estado San Luis de Potosí, en  México, a la edad de 74 años, cuando acababa de regresar de un viaje por Europa en compañía de sus hijos, después de haber permanecido en su pueblo Villanueva de Villaescusa, gran parte de ese verano de 1907.

El excelentísimo señor D. Felipe Muriedas, era una de las personas más prestigiosas de la República Mexicana, no sólo por su posición social, sino también por su carácter afable y sus sentimientos religiosos y caritativos.

Salió de su pueblo, Villanueva de Villaescusa, a los trece años de edad y consiguió, con su honradez y aplicación al trabajo, llegar a ser una figura muy notable en el mundo de los negocios.

No hace mucho tiempo publicaron en una importante revista mexicana, una detallada información de la hacienda de Gogorrón y Anexas en el Estado de San Luis de Potosí, con más de 200 caballerías de tierra de labor, propiedad del señor Muriedas. Más de 300.000 pesos invertidos en poco tiempo para resolver el problema de la irrigación, prueba de la importancia de aquella hacienda, notable por sus cosechas de trigo y maíz, así como por su establo de vacas, fabricación de queso y  vino mezcal, etc.

Lo más notable de esta finca según decía la revista era la fábrica de tejidos de lana que fundó su propietario. En esos años 1907, era una de las contadísimas fábricas de lana que desde su fundación ,ha marchado sin interrupción alguna, debido a la fe inquebrantable con que la sostuvo su dueño en las más agudas crisis por las que atravesó esta industria.

En un modesto establecimiento titulado La Palestina, se dio origen al desarrollo y engrandecimiento de la importante casa Muriedas de San Luis Potosi.








La Palestina, almacén de tejidos nacionales y extranjeros y casa de banca, era la casa matriz de tan conocida firma.

La importante fábrica San Felipe, situada en la hermosa hacienda de Gogorrón, era uno de los negocios que con más cariño atendía el señor Muriedas por las circunstancias especiales en que había sido planteada esta industria, orgullo y riqueza de la región en que se encontraba.

La hacienda de Gogorrón, se encontraba a poca distancia de la estación Villa de Reyes, en el ferrocarril Nacional Mexicano, y por vía férrea, propiedad también de la casa Muriedas, para el servicio de la que tenia instalado su dueño, magníficos tranvías y plataformas que transportaban todos los productos de dicha hacienda y de la fábrica San Felipe, a la estación del Ferrocarril Nacional.

Media una gran propiedad rústica con una superficie de 21 sitios de ganado mayor ó sea otras tantas leguas cuadradas; en su extenso territorio tenia lo que se llamaban ranchos o estancias, y son los de Rosario (con 800 habitantes); Machado (100 habitantes); Crucillo (300 habitantes); Zavala (con 200); Sacabón (150 habitantes); Tejocoto (50 habitantes); Oruelas (20 habitantes) y Gogorrón con 1.500 habitantes aproximadamente. Reunía en conjunto la hacienda unos 3.000 habitantes, cuya vida consistía en los negocios desarrollados en la misma.

Se cultivaban  toda clase de legumbres en las extensas huertas , sombreadas por innumerables árboles frutales y regadas por las presas y depósitos para el agua y estanques.

También en sus dilatados campos había grandes siembras de chilar, trigo, maíz, cebada y frijol; cultivos de maguey para la fabricación de vino mezcal, cuyo producto se obtenía con la instalación de alambiques, hornos, etc., construidos en la misma hacienda de Gogorrón y que producían diariamente de 100 a 150 decalitros de ese liquido.

En el recinto de la hacienda, existía un almacén de abarrotes, una curtiduría y talabartería, fábrica de queso y manteca de vaca, una escuela elemental para niños y niñas, una iglesia, una botica atendida por un médico, etc. y todo lo necesario para una población de 3.000 personas.

Pastan en los montes varios miles de cabezas de ganado de todas clases, de lana, de cerca, caballar, mular, de corral y vacuno.
La incansable labor y el amor en progresar del señor Muriedas, eran tales, que además poseía otras fincas de gran importancia en haciendas y propiedades urbanas, era propietario del conocido ferrocarril de Vanegas, Cedral y Matehuala.

Comerciante infatigable y honradísimo, decía la misma revista, el señor Muriedas formó uno de los primeros capitales de San Luis y seria difícil calcular a cuánto ascendería lo que invirtió en sus generosidades y obras de beneficencias.

A su iniciativa se debió la fundación de la sociedad contratista del abastecimiento de aguas de la ciudad.

Sus obras de caridad habían sido verdaderamente importantes. Regaló a la Beneficencia española de San Luis el edificio que por esas fechas ocupaba. Sostenía también por su cuenta el Asilo de pobres en la misma ciudad, mereciendo que el Gobierno español le honrara con la Cruz de Beneficencia de primera clase.

En sus frecuentes viajes a su pueblo natal siempre dejó algún grato recuerdo de su generosidad. Restauró la Iglesia parroquial de Villanueva y en ese año 1907 completó con su importante edificio la institución que las religiosas Trinitarias tenían en el mismo pueblo para que fuese  más eficaz su obra educadora.

Además, tanto aquí como en México, era el sostén de su familia y de otros muchos necesitados, uniendo a su generosidad el afecto hacia los socorridos, que hacía más eficaz el beneficio.

A estas excelentes cualidades unió la más importante, conservar siempre viva ,la fe religiosa y conducirse en toda su vida como un ferviente católico, no contentándose con practicar la religión en privado, sino procurando que cuantos dependían de él, en sus vastas posesiones e industrias, vivieran cristianamente.

Por su cuenta se daban misiones en sus fincas y se ponían en práctica todos los medios que sabían emplear los patronos que sienten y obran en cristiano.

Por su fallecimiento, se celebraron los funerales en la Parroquia de San Juan Bautista, de Villanueva de Villaescusa, el lunes 23 de diciembre de 1907.







Don Felipe Muriedas, se relacionaba y mantenía una gran amistad con el General, don Emilio Calleja Isasi de Guarnizo.

Ambos personajes, se visitaban en sus casas de veraneo, tanto en Villanueva de Villaescusa como en la de Guarnizo.

Después de conocer un poco la biografía del señor don Felipe Muriedas Fox, me extraña que no exista en nuestra tierra, ninguna publicación de él o se halla reconocido su labor beneficiadora. Pues considero que debió ser una persona muy relevante en México, como en su pueblo natal, Villanueva de Villaescusa.

Quiero agradecer públicamente, a don Luis Felipe Muriedas Hernández, en darme a conocer la historia de su antepasado, don Felipe Muriedas Fox.







No hay comentarios:

Publicar un comentario