domingo, 16 de junio de 2013

LA MONTAÑESA






Fábrica de chocolates en Astillero, fundada en el año 1884, por D. Ignacio Jiménez.
Este señor se estableció en El Astillero, procedente de Cuba, residiendo con sus 16 hijos, el último Gabino Jiménez, ya nació en El Astillero.
Desde esta fecha, la importancia y el desarrollo adquirido por la  fábrica, ya regentada por uno de sus hijo, don Adolfo Jiménez, se vio preciso ampliar sus locales para poder atender en las mejores condiciones los numerosísimos pedidos que se les hacían.
Por los años 1914, la razón social de esta casa, era de Viuda de Ignacio Jiménez, era conocidísima en todo el Norte de España y posteriormente en toda la América Latina, a donde exportaban grandes remesas de mercancías especialmente a la República Argentina, en la que tuvieron una extraordinaria acogida, debido a la pureza del chocolate que elaboraban, compuesto exclusivamente de cacao y azúcar puros, sin materias colorantes de ninguna clase.
La producción de la fábrica era, en tiempo normal, de unas 500 libras diarias. Había épocas en que se elevaba a mucha mayor cantidad.
Elaboraban chocolate al vapor, siendo su especialidad en este producto que lo vendían a 1,50 y 2 pesetas.
En Santander tenían un pequeño despacho-depósito en el  boulevard de Pereda núm. 7, edificio de la familia Cabrero. En ella se encontraba despachando Carmen Maza Solano, hermana del ilustre D. Tomás Maza.
También tenía otros depósitos en Madrid y Valladolid.
Poseían una maquinaria de lo más moderno que se conocían y movida por la electricidad.
La fábrica se encontraba instalada en la que hoy es plaza de Constitución, entre el edificio de propiedad de los Jiménez (donde estuvo el bar Maqueto) y el chalet y finca de esta familia.
También conocemos que el papel destinado a envolver las pastillas de chocolate, eran grabadas por el artesano José Alvarez de Tolosa, utilizando una piedra para litografiar láminas, que representaba el edificio de la empresa.
Sus gerentes en aquellas fecha tuvieron la iniciativa de editar una colección de cromos dedicados al Quijote de la Mancha, con gran aceptación.
En la fecha del 11 de abril de 1934, la fábrica sufrió un incendio interviniendo los Bomberos Voluntarios de Astillero, que rápidamente fue sofocado..
Fue en los 60 cuando terminaron por cerrar la fábrica, en cuyo solar, hoy se encuentra edificado.
De esta fábrica casi no tengo ningún recuerdo, solamente que nuestra vecina Señora Agueda y su hija Carmina, la cual por entonces era empleada de la fábrica y nos subía a nuestra casa tabletas de chocolate.
 

 


 
 

 
(colección de Ricardo Vega)
 
 
 
  piedra para hacer los grabados
 
 
 
 
 
 
 
 


1 comentario:

  1. Estupendo artículo a la vez de instructivo.Enhorabuea

    ResponderEliminar