lunes, 18 de mayo de 2015

UNION CLUB 18 y 19 de marzo 1923



Foto de Duomarco


De izquierda a derecha: Federico Ibaseta, Quevedo, Abascal (Lin), Ignacio Vega, José Alonso, Justo Tijero, Cándido Pis, Quintín García, Arturo Galarza, Tomás Benavente, Arbitro: Césareo San Vicente.

Agachado: José García.



A principio de marzo de 1923, se informaba de la labor que la Sociedad Deportiva del Unión Club venía haciendo y consiguiendo la adquisición de unos terrenos para el campo de futbol de este club.

Este campo,  a falta de algunos detalles , se encontraba situado en la parte Norte del Astillero y próximo a las estaciones de los ferrocarriles de Santander a Bilbao y Astillero a Ontaneda, los cuales perfectamente tapiado, medían un total de 15.000 metros cuadrados.

El campo reunían todas las dimensiones reglamentarias, separando del público una valla apropiada de madera.

El acceso del público, era por la carretera que, partiendo de las estaciones, terminaba en el campo y otra por su parte Sur, que empalmaba con la general.

El día 18 de marzo de 1923, se inauguraría el nuevo campo de deportes de la entidad Unión Club.

Al acto se le ha dado gran animación y el Club Deportivo Cudeyo, contrincante del encuentro, llevará tras sí a la afición de su comarca.

El match se repetirá el día de San José, si bien en vez del Deportivo Cudeyo, los de Astillero se enfrentarán al  Muriedas F.C.

Los nuevos campos, que han sido construidos en tres o cuatro días, será  uno de los mejores de la provincia.

El domingo 18 de marzo, se jugó el partido inaugural entre el Unión Club y el Deportivo Cudeyo de Solares, ante una gran afición, destacándose entre el numeroso público las encantadoras bellezas de las  astillerenses.

El encuentro transcurrió en medio de un ambiente cordial, cruzándose al comenzar el encuentro preciosos ramos de flores, entre los capitanes de ambos equipos.

Lograron el triunfo los del Astillero, por cuatro tantos a su favor y uno en contra.

El primer tiempo fue de dominio alternativo, logrando un goal los del Astillero, de un shoot magnifico del interior derecha, Pis.

Al comenzar el segundo tiempo, los de Cudeyo, en un  ataque, consiguieron el empate, pero a partir de ese momento los cudeyenses decaen notablemente, dejándose dominar.

Consecuencia de la apatía en que estaban los del Cudeyo, fue que sus contrarios obtendrían tres tantos más.

En el Unión Club, se destacó notablemente la línea de medios, muy especialmente el derecho. De los delanteros, excelentes Pis y Tijero.

Del Club Deportivo Cudeyo, los mejores Oria, el medio centro y Pines. Vega también hizo sus buenas jugadas y a él se le debe el goal que consiguieron los cudeyenses.

Del árbitro actuó el señor San Vicente, de la Agrupación Montañesa de Árbitros, que estuvo afortunado.

El lunes 19 de marzo, a las cuatro de la tarde,  jugaron el Muriedas F.C. contra el Unión Club.

Este partido había despertado mucha expectación y para ello acudieron muchísimo público para animar a ambos equipos.

En el Muriedas por falta de Miera, pasa Puente a medio derecha y Sánchez a cubrir el puesto de interior de aquél. Y por hallarse ausente su guardameta y no habiendo llegado Venero quien debía substituirle, ocupa su puesto el guardameta del Presas Sport.

En el Unión Club, García se alinea de portero, Quevedo pasa a la derecha de los medios a suplir a Santibañez y Vega a  ocupar el puesto de aquél.

Los primeros minutos fueron de dominio del Muriedas, sin embargo, sus atacantes se estrellaron ante la acertadísima actuación de la pareja Galarza-Abascal.

En una jugada iniciada por Vega con arrancada rapidísima entre Pis y Puente, para pasarla a Benavente quien devuelve la pelota en centro a Tijero, que de soberbio zambombazo abre el primer tanto a favor de los astillerenses, entre una gran ovación.

El dominio del Muriedas era insistente, pero la desgracia en shool estropeaba sus jugadas.

De los unionistas destacaron la línea de ataque, Pis con sus arrancadas rapidísimas, Tijero y Garcia (exterior derecha), muy bien ambos.

La línea de medios, la más desigual, dejándose dominar. De ella solo Quevedo, que incansablemente marcó concienzudamente a Odriozola, Vega y Alonso descolocados.

La paraje de backs Galarza-Abascal, demostraron estar en gran forma. Seguros y oportunos desbarataron multitud de jugadas de los contrarios.

Los del Muriedas, Sotero-Ramos, también seguros y notables, devolviendo pelotas difíciles con gran facilidad.

En la segunda parte, los del Muriedas continuaron al ataque, pero la mala suerte se encarniza con ellos de gran manera.

El juego sigue desarrollándose con dominio indistinto, si bien las incursiones de los unionistas en terreno del Muriedas son más frecuentes que antes.

Cuando ya solamente quedaba un minuto para finalizar el encuentro, el Muriedas consigue el empate en medio de una gran ovación.

Los ejecutores fueron Puente y López. Puente en un gran ataque  salvando valientemente toda clase de obstáculos se aproximo y shoola fuerte, que repele García flojo y con dificultad, pero López entrando con oportunidad, recoge y de fuerte shoot consigue el empate.

Encuentro que termino con empate a 1-1.

El Muriedas jugó muy bien, pero la desgracia les impidió marcar más goles y con ellos la victoria.

De sus jugadores, el mejor Cortázar, que el lunes se reveló como un extremo derecha inmejorable. Los jugadores Ruiz (J), López y Sánchez, estuvieron  muy bien en las jugadas. Odriozola, constantemente marcado, no pudo lucirse.

De los medios, Echevarría incansable y las alas Ruiz y Puente, muy bien aquél jugando de cabeza y éste deshaciendo todas las jugadas de su ala y sirviendo bien a los suyos.

Los backs Sotero y Ramos, seguros y certeros. Venero en el tiempo que jugó, fue el gran guardameta que conocemos.

El Unión Club jugó mucho todo el partido. Codiciosos y rápidos en sus jugadas demostraron su valía e hicieron valer sus condiciones futbolísticas.

De sus jugadores, en la línea delantera, Pis, fue el jugador de peligro por sus rapidísimas y peligrosas arrancadas. Le ayudaron bien, Tijero y Benavente. Vega (interior) no hizo gran cosa.

De los medios, Quevedo, estuvo trabajador e incansable, Vega y Alonso desiguales.

Los backs, oportunos y seguros. Es innegable el progreso de ambos, particularmente de Galarza.

Estos encuentros, el del domingo y  lunes, coincidían con la festividad de San José, habiéndose celebrado la romerías de costumbre.

Con este motivo la Compañía de ferrocarriles de Santander a Bilbao, puso a disposición un servicio de trenes para los viajeros que quisieran desplazarse a Astillero.






En los dos encuentros, se alinearon dos tíos míos, Angel Vega  (Cudeyo) y Federico Ibaseta (Unión Club).







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada