sábado, 30 de abril de 2016

LA MARIGALANTE en Astillero




(foto de J. M. Blanquez)








A principios de los años ochenta, Vital Alsar, se planteo un nuevo reto. El de realizar, a través de los siglos, aquel viaje regreso que no pudiera hacer la primitiva "Marigalante" de Juan de la Cosa, desde América y llegar a su puerto de origen de Santoña.

El proyecto comenzó a tomar vida en las oficinas técnicas de los talleres navales de Astander, en Astillero, bajo la dirección de don Pablo Redondo y la ejecución de los planos de formas de la "Marigalante", los llevó a cabo, don Francisco Gómez Llata, de acuerdo con los pocos datos históricos existentes, trataron de ser fiel a la construcción original realizada en Cantabria quinientos años atrás.

Los amigos mexicanos de Vital le hicieron saber que en Alvarado, Veracruz, había un maestro carpintero de ribera, don Oscar Camarero, el único de todo México, capaz de realizar una obra de esa envergadura.

La empresa Propemez (Productos Pesqueros Mexicanos) cedió sus astilleros en la ribera del rio Papalcapan, en Alvarado, así como sus instalaciones y maquinarias de carpintería.

Y es el maestro Camarero, quien personalmente en 1982, dirigió la construcción y, guiado por los planos cántabros, trazaron las plantillas a tamaño natural de la "Marigalante".

A los pocos meses se paralizó la obra, por ciertas circunstancias y entre ellas la económica. Y es a principio del año 1987, cuando se reanuda la construcción de nuevo. Bajo la dirección del maestro Camarero trabajan 45 personas intensamente durante seis meses.

Los planos confeccionados por Astilleros de Santander, fueron modificados en parte, con objeto de adaptar el buque a las necesidades funcionales concretas que desempeñaría en sus largos viajes por distintos países la nao.

Las características de la "Marigalante", eran:

Eslora total: 45 m. Manga máxima: 11,60 m. Desplazamiento en lastre: 430 toneladas. Desplazamiento máximo: 600 toneladas.
Arqueo bruto: 356,08 m. Sistema propulsor principal: A vela. Número de palos: 3. Número de vergas: 4. Número de velas cuadradas: 4. Número de velas cuchillo: 5. Superficie vélica total: 400 m.
Sistema propulsor auxiliar: Motor (diesel). Marca: Volvo Penta. Tipo; TMD 121C. Número de cilindros: 6. Potencia: 416 HP.

La Marigalante en su tajamar ostentaba como mascarón una sirena de bronce soplando una caracola. En el castillo de proa había otras dos estatuas de bronce, la de Neptuno, cuya cara es una copia del rostro de Marc Modena, y la otra de Anfitrite, diosa del mar, ambas realizadas por Enrique Jolly.

Fue el 26 de septiembre de 1987, a las diez de la mañana, cuando la "Marigalante" soltó amarras en Alvarado, rumbo a Veracruz.

Se despidió de Veracruz, el 27 de septiembre, para atravesar el golfo de México rumbo Noroeste y que tras varios días de navegación llegarían a la ciudad de Miami, en la península de Florida.

Luego tuvieron que atravesar el Atlántico y conseguir llegar a las Islas Bermudas, por la ruta de navegación que tenían marcada.

A la altura de las Azores, les sorprendió un fuerte temporal con fuerza superior a ll y con olas de ocho a diez metros. Pero la sólida y marinera construcción de la "Marigalante", con la destreza de la tripulación, al mando de su capitán, Vital Alsar, les permitió seguir navegando con esa tempestad.

Al cabo de tres interminables días y noches, continuaron navegando por el grado 45 de latitud Norte hasta llegar a la altura de Finisterre, donde pusieron rumbo Sudeste para terminar directamente en Santoña, el 22 de noviembre de 1987.

La Marigalante invirtió en esta expedición 58 días, en atravesar el Atlántico, desde que partió del astillero mexicano de Alvarado, hasta llegar a la localidad santoñesa.

El momento más difícil de la travesía, fueron los primeros días de navegación a través del Golfo de México, entre Veracruz y Miami.

Ese día fueron recibidos por una multitud de personas que abarrotaban todo el paseo marítimo y la playa de Santoña.

Después de recalar durante una semana en el puerto santoñés, la "Marigalante" se hizo a la mar el sábado 29 de noviembre con dirección a la capital, Santander.

Tras zarpar a la doce del mediodía del puerto de Santoña, ya en la alta mar, el capitán Alsar, puso rumbo Nor-Noroeste, enfilando el puerto de Santander. El capitán ordenó largar parte del trapo. La tripulación izó la cebadera, petifoque, foque y contrafoque, en proa, la mayor de trinquete, mayor y mesana, y en popa, una escandalosa baja. Pero la escasa fuerza de vientos obligó a mantener el servicio del motor auxiliar de 365 caballos durante toda la ruta.

Este día, a las cinco de la tarde, atracó en el muelle de Calderón, donde son acogidos por varios miles de personas que han acudido a recibirles. El primero en desembarcar es el perro "Lucas", una de las mascotas de la nao; el gato "Orión", la otra mascota.

En ella vinieron sus protagonistas de la expedición Mar, Hombre y Paz, quienes pasarían las Navidades en la capital cántabra, mientras la réplica de la Santa Maria de Colón, sería reparada y retocada en los astilleros.

Vital Alsar y su tripulación fueron recibidos por las autoridades e izar la bandera blanca en un mástil, símbolo del proyecto "Mar, hombres y paz" y dar suelta a una paloma blanca, símbolo de "paz y amor", mientras la banda municipal interpretó el himno nacional.

Fue en los Astilleros Astander, donde se encargaron de devolver a la nao su prestancia, algo ajada por las goteras y agujeros de las juntas. También ultimaron algunos detalles de acabado, como los muebles, que debido a las prisas por salir del puerto de Veracruz (México) no pudieron ultimarse.



De esta histórica expedición realizada por Vital Alsar, que quedara en la memoria de los santanderinos, aparece descrita el nombre de Astillero





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada